Inicio Columna Naderías Totales | Percepción y realidad con la llegada del Ejército |...

Naderías Totales | Percepción y realidad con la llegada del Ejército | ¿Quién tiene las armas más largas…?

Compartir
TOPSHOTS North Korean tanks pass through Kim Il-Sung square during a military parade marking the 60th anniversary of the Korean war armistice in Pyongyang on July 27, 2013. North Korea mounted its largest ever military parade on July 27 to mark the 60th anniversary of the armistice that ended fighting in the Korean War, displaying its long-range missiles at a ceremony presided over by leader Kim Jong-Un. AFP PHOTO / Ed JonesEd Jones/AFP/Getty Images

Por Luciano Núñez

La llegada de los militares a Cancún, que tendrán una ciudad entre los municipios de Isla Mujeres y Benito Juárez, hace recordar a los desfiles de la Guerra Fría. Después de la Segunda Guerra Mundial, los bloques de Oriente y Occidente, encabezados por URSS y USA, mantuvieron una disputa en todos los ámbitos: político, deportivo, económico y, sobre todo, de desarrollo bélico que era exhibido en los desfiles militares. Es decir, una guerra que no tenía un campo de batalla específico (como hoy lo tiene el crimen organizado en la Zona Norte de Quintana Roo), cuya fecha de caducidad fue la caída del Comunismo y del Muro de Berlín; aunque los  bloques sigan funcionando como siempre.

Números de violencia

Durante el año 2017 hubo 227 personas ejecutadas bajo las formas más violentas y variadas en Cancún; en lo que va del año ya suman más de 460, en suma, casi 700 seres humanos que perdieron la vida en una guerra que es cada vez más visible y menos encerrada en círculos violentos; porque la calidad de vida tiene que ver con el medio donde ésta se desarrolla, la calidad de información que esto genera y que tiene impacto, tanto en la vida cotidiana como en el turismo, vocación de nuestro estado que acaba de cumplir 44 años.

Reconocimiento del problema

Ahora bien, ¿supone la sola llegada de militares una mejora en la situación general? A primera vista se puede decir que genera una percepción de preocupación de los gobiernos de los tres órdenes, de reconocimiento del tamaño del problema que tiene hoy la señal más clara en el desfile bélico y lo que ello supone; pero en el fondo, sabemos que se necesita más que eso.

La portada de un periódico local informa que hoy en día el 9 por ciento de los policías que portan un arma no superó las pruebas de control y confianza, un examen de lo más básico para proteger a los conciudadanos. El enfrentar un problema del tamaño al que llegó la delincuencia organizada, requiere de una depuración integral de las policías, además del equipamiento necesario; pero sobre todo, de un trabajo de inteligencia. Y se seguramente se podrá discutir mucho esto, pero también requiere de negociación para que ese negocio funcione como en muchos países.

Legalización de drogas en destinos turísticos

Resultado de imagen para secretario de turismo federal cordero

Tenemos en nuestro destino al gran mercado de las drogas, los visitantes de la sociedad que más las consume, lo cual, requiere una estrategia diferente. Incluso en secretario de Turismo, Enrique de la Madrid Cordero, propuso legalizar las drogas den destinos como Cancún y Los Cabos. ¿Por qué comprarían en el mercado ilegal algo que en su propio país –ya en muchos estados-  compran en farmacias?

En Miami, donde también la droga es un gran negocio, no se encuentran –al menos no se publican- desmembramientos de seres humanos, tiroteos céntricos ni ejecuciones a plena luz del día.

En síntesis: el reconocimiento del problema de la violencia extrema y la señal del desfile, ojalá formen parte de un entramado más complejo que hay que solucionar, empezando por recuperar segmentos de la ciudad desintegrados del desarrollo o bonanza de Cancún, y que se combinen con otras estrategias de carácter urgente y que tienen que ver con las corporaciones. Y que no sólo signifique mostrar quién tiene las armas más largas…

******

(*) Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún.

Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide.

Dejar una respuesta