Inicio Columna Naderías Totales | Los Incómodos (ex gobernadores) y el periodismo de investigación...

Naderías Totales | Los Incómodos (ex gobernadores) y el periodismo de investigación en Quintana Roo

Compartir

Por Luciano Núñez

 Resulta impactante (e indignante) ver en las librerías la portada de Los Incómodos, libro que escribió el prestigiado periodista Ricardo Ravelo, más conocido por su extenso paso por Revista Proceso. ¿Por qué impactante e indignante? Porque de las 4 fotos de portada, la que destaca es la del ex gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo.

Corrupción a tope hasta para comer

El periodista Ricardo Ravelo, más conocido por su extenso paso por Revista Proceso.

 Lo que narra el libro es una sinopsis espantosa de la colusión de ex gobernadores con el narcotráfico, la corrupción más espantosa y galopante de los últimos sexenios del país; los crímenes de periodistas en Veracruz, las altas traiciones y las desvergüenzas a tope en una generación que lapidó al PRI al tercer lugar en las actuales encuestas rumbo a la presidencia. Dos anécdotas pintan de cuerpo completo a estos políticos: uno que se hacía traer tortas en helicóptero; y el otro, que hacía retornar el avión para almorzar junto a su madre.

Eso no es nada nuevo, y muchos de ellos pagan con cárcel las consecuencias de lo que hicieron tras su paso por el poder, como la extradición de Tomás Yarrington (Tamaulipas, 1999-2005), uno de los retratados en el libro junto a Eugenio Hernández (Tamaulipas, 2005-2010), Javier Duarte (Veracruz, 2010-2016) y Roberto Borge (Quintana Roo, 2011-2016), todos tristes villanos de una mismo historia. Lo subyacente de esto, es que muchos de sus acólitos y hombres más cercanos, hoy son candidatos y aquí no ha pasado nada.

Cuatro periodistas en la trama

No voy a detenerme en detalles de la investigación de Ravelo, sino en cómo narra las historias de Quintana Roo. En el capítulo dedicado a nuestro estado, el investigador hace pie en cuatro periodistas cuyo trabajo es de destacar, en algunos casos por la valentía, por la meticulosidad, por la trayectoria y porque supieron poner la vara más alta.

Podrá la ciudadanía criticar -con justa razón – a un sector de la prensa, dado que se dieron claros abusos en mal informar o informar de manera sesgada; también podrán criticar este sistema de compra de publicidad con el consecuente búsqueda de acallar voces y también la utilización de campañas negras a costo del erario,  tienen razón; pero siempre queda algo que rescatar y siempre ese algo debe contar para que la historia salga a la luz y no quede en la penumbra.

Trabajo de quintanarroenses

Ravelo arranca entrevistando a Agustín Ambriz, director de Luces del Siglo y a quien tuve como jefe en mi paso por el entonces semanario. Originario de la ahora Ciudad de México, le aportó al libro sus investigaciones y, como ex trabajador de Proceso, tiene el molde de los viejos periodistas que gustan de las buenas historias, una pluma sólida y la claridad que ha aportado a esta tierra.

El libro también revela varios datos aportados por el actual corresponsal de Proceso, Sergio Caballero, quien aparece citado por su investigación acuciosa que viene desarrollando desde hace varios lustros; pero también es justo destacar que antes el periodista hizo el justo contrapeso al poder a través de su pluma con información clave en su paso por Grupo Reforma.

Es también abundante la información que publica el libro que recopiló y denunció Fabiola Cortez, periodista, activista y luchadora como pocas. Es, además, entrevistada por Ravelo y con total claridad aporta el panorama político-empresarial que entrelaza a Félix González Canto y Roberto Borge como socios y responsables de la debacle económica del Estado.

Finalmente, Pedro Canché, quien estuvo preso por el anacrónico delito de sabotaje durante un año por criticar a Borge Angulo. Narra ahí su visita a la cárcel de Panamá cuando Borge estaba preso en ese país, en su fallida huida a Francia. Canché representa una lucha maya que es por demás simbólica y, desde luego, no merecía la cárcel bajo ningún punto de vista.

Son los reporteros de raza los “Virgilios” de Ravelo  que le enseñaron los círculos concéntricos de la corrupción que todavía lacera la vida política de Quintana Roo, ahora gobernada por Carlos Joaquín González, quien desapareció para bien de todos la “Ley Borge” a través del Congreso del Estado. Una señal por demás positiva para estos reporteros que fueron víctimas, justamente, del creador de aquella nefasta Ley simulada.

Otros aportes

Imagen relacionada
Foto: http://centroprodh.org.mx

No podría dejar de mencionar, por mi parte, el sólido trabajo de Lydia Cacho como piedra basal de la defensa de los periodistas, dado que con ella fueron activados mecanismo que hoy funcionan para todos gracias a su lucha, a su resistencia y  a su tenacidad. La labor de Adriana Varillas, corresponsal de El Universal y de César Muñoz, director de Novedades, así como en el Sur del Estado Javier Chávez Ataxca. El exilio inmerecido de Hugo Martoccia, quien ahora ha regresado para seguir contando la historia de Quintana Roo junto a otros periodistas que no cejan en su labor ni claudican en su lucha de informar, pese a las amenazas y las vicisitudes que se han presentado en un estado cada vez más violento, sobre todo el municipio de Benito Juárez.

Seguramente, seguirá habiendo Incómodos e Impresentables políticos de todos los colores, pero también, siempre habrá plumas que revelarán lo que un grupo intenta ocultar, premisa del buen periodismo. Vaya mi reconocimiento para ellos en este espacio y esperamos sumar a las nuevas generaciones.

 

(*) Es life coach, técnico y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún. Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi.

Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide.

Dejar una respuesta