Inicio Columna Naderías Totales | La indolencia y el éxodo | Historias de un...

Naderías Totales | La indolencia y el éxodo | Historias de un Cancún violento

Compartir
Foto: NotiActual.

Historia II

Por Luciano Núñez

Semanas atrás llegó a la mesa de redacción de Grupo Pirámide la historia de un automóvil robado a punta de pistola. No era más que uno de los múltiples reportes de robo que se suceden día a día. Menos sorprendente aun cuando la violencia -que ha tenido una escalda inusitada- acumula muertos como algo normal, consuetudinario,  convirtiéndonos a todos en ciudadanos más acostumbrados a soportar ese dolor, para decirlo sin rodeos, para convertirnos en seres indolentes del dolor ajeno.

Lejos y cerca

Así, la vida de levantarse, leer las noticias, salir al trabajo y llevar a los niños a la escuela transcurre al lado de la violencia que no nos afectaba, esa que está lejos y cerca, y que soportamos como algo sobrellevable, algo con lo que se puede mal vivir.

Pero desde hace un tiempo, esa violencia ajena comienza de a poco a comerse esa “normalidad”; así como una manzana podrida comienza a trasferir su mal a las otras. El robo de un auto no era una historia siquiera para publicar, no porque no fuera noticia, sino porque es un punto ínfimo entre la violencia que acaba con seres humanos a diario. Ese día se habían sucedido ejecuciones y el robo pasa a ser un “asunto menor” frente al mal mayor que acumula más de 187 crímenes de grupos violentos sólo en Cancún hasta mediados de marzo de este año.

Historia que regresa

Lo extraño es que la historia de aquel robo volvió a toparse en mi vida. En una reunión de amigos volvió a aflorar, como cuando te encuentras con una clara señal. “Escucho historias terribles”, me dijo un amigo cuyo nombre preservo. Y me narró cómo fue lo del robo del vehículo. Los “Pérez” son una familia como muchas: ensamblada. Papá con sus hijas de y su pareja, a su vez, con otros pequeños. Vinieron desde otro país a instalarse en Cancún para tener una vida mejor, en esa historia común de quien busca calidad de vida. Nunca pensaron que la ciudad estaría en un estado de violencia tal, que ir al súper sería una actividad peligrosa.

Robo en estacionamiento del súper

Salían del supermercado; llegaron al estacionamiento y subieron a la camioneta; a los segundos fueron abordados y encañonados. La primera reacción fue bajarse del auto, pero los sujetos intentaron levantar a los ocupantes. Nervioso al extremo el padre atinó a levantar la voz y, fruto del momento de nerviosismo y el coraje, al ver que podían llevarse a su hija, se negó a subir de nuevo al auto. Los delincuentes huyeron y sólo fue una noticia que circuló en redes porque, para el criterio de las mesas de redacción, el robo de una camioneta o un auto pasa a ser una nimiedad frente a la escalada violenta; lo preocupante es que las historias están ahí, cada vez más cerca, tocan a todos.

Éxodo

Esta familia es una de las tantas que emprende el éxodo silente en Cancún que comenzó a registrarse desde hace dos años; cuando comenzaron a sucederse hechos de violencia extrema en y otras relacionadas al consumo de drogas y hechos delictivos de todo tipo.

Medirlo: complejo. A Cancún llegan por más más de 60 mil personas por mes a radicarse, con un promedio anual de crecimiento poblacional del 6 por ciento anual. Para los sociólogos del café, estos desplazados generan que el tejido social se rompa, que los que vienen se encuentran con la indolencia de una ciudad que, poco a poco, deja de ser lo que era.

¿Qué podemos hacer los ciudadanos? En épocas electorales nada: todo tiende tomar un curso político. Quizás esperamos que los poderes y los gobiernos se unan una vez pasado el proceso para frenar el deterioro de los destinos turísticos donde tantas familias decidimos sembrar nuestros sueños.

(*) Es life coach, técnico y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún. Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi.

Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide.

Dejar una respuesta