Inicio Columna Naderías Totales | La Ciudad Gótica y el caos que nos hereda...

Naderías Totales | La Ciudad Gótica y el caos que nos hereda Remberto: ¿le darías trabajo?

Compartir

Por Luciano Núñez

En pocos días el alcalde de Cancún, Remberto Estrada Barba, dejará la silla presidencial, ¿Usted lo contrataría para su empresa? Claro está que el joven político del Partido Verde no busca trabajo: su padre es un acaudalado empresario dueño de una empresa de transporte y, a lo largo de los años, como funcionario seguramente habrá “ahorrado”.

Tierra caliente

En este minigobierno de dos años, ¿qué ha hecho? Lo primero que salta a la vista son los cientos de ejecutados: 227 en 2017 y, en lo que va de 2018 (hasta agosto): 381, es decir: 608 muertes en esta guerra que tiene como escenario el principal destino turístico de Quintana Roo.

Primeros pasos

Empezando su mandato, al que eligió como secretario general, Mauricio Rodríguez, terminó preso y devolviendo algo de lo que le quitó al estado en esa red que encabezó Roberto Borge y que despojó al estado de tierras que se vendieron a precios de tela el metro cuadrado. Desatendiendo todas las voces, esperó que el ex funcionario fuera apresado para causar el primer cisma de su gestión.

No fue menor el enfrentamiento con el gobierno estatal en materia de seguridad, algo que el propio gobernador confirmó cuando dijo que no había coordinación entre las fuerzas policiales estatales y municipales.

Luz y patrullas

Seguidamente, vino la cuestionada compra de luminarias, eso sí, con aval del Congreso del Estado que comanda Eduardo Martínez Arcila, cuyas críticas al verde se aplacaron desde entonces. No menos peor fue la oscura contratación de patrullas, cuyo número de circulación real todavía es un misterio; aunque un alto mando dijo en su momento que no eran más de 30 para toda la ciudad.

Adiós reelección

De crisis en crisis, la reelección fue un sueño que terminó pronto. Los números más alentadores le daban un 70 por ciento de desaprobación, algo así como el Peña Nieto del Caribe Mexicano.

Ya en el piso y sin reacción, intentó vender Playa Marlín, playa emblemática para los cancunenses, que tuvo freno federal y estatal. Otro revés.

Semanas de Hidalgo

Como cierre de una serie de acciones desafortunadas, se guardó para el final dos negocios contundentes, millonarios: en una maniobra de cortina de humo “dejó suelto” al Cabildo que, en apariencia, tomó el control total del gobierno para concesionar el transporte por otros 10 años; y lo más reciente, aprobar el Programa de Desarrollo Urbano. ¿Qué significa esto?: que la ciudad se volverá más vertical de lo que es, lo que el joven decidió en llamar, “Ciudad Compacta”, que deja en realidad como Ciudad Gótica.

Si el problema de movilidad no tiene todavía indicios de mejorar, aún con el laboratorio fallido de pares viales, imagine una ciudad con más edificios, más autos y más necesidad de agua. Si la estrategia de “liberar” al Cabildo para hacer lo que políticamente le costaría un monumento al peor alcalde de Cancún, esa sería la mejor idea que ha tenido en este lamentable paso por el destino turístico que dejó convertido en tierra caliente. Si algo pueden aplaudir los jóvenes, perdón debo reconocerlo, es la función de Gokú.

******

(*) Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún.

Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide.

Dejar una respuesta