Inicio Columnas Naderías Totales | La carta incómoda

Naderías Totales | La carta incómoda

Compartir

Por Luciano Núñez

La fugacidad de la era electrónica: con redes sociales, correos digitales, información que circula al instante, ha cambiado sin dudas la forma de comunicarnos. No por ello el poder de lo escrito ha perdido su peso. Una carta, más aún si es de puño y letra, firmada, es todo un documento histórico. El valor y poder que trae es que el codo no puede borrar lo que hay en una carta. Sin embargo, las circunstancias pueden tener mucho que ver: el momento en el que se escriben somos presos de ellas, y quizás, desearíamos borrar lo que hemos puesto sobre el blanco de la hoja. Toda carta tiene una intención largamente pensada, por ello, siempre si inicia así un diálogo.

Sin dudas el tema fundamental en materia política nacional y local ha sido la carta que gobernadores panistas, incluido el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín, han hecho pública la semana pasada, sobre todo poniendo como base el federalismo y dejando el claro el desdén con el que son tratados, según su óptica en este tema.

Si el objetivo de la carta era intimidar al hombre que llega con el respaldo más rotundo de la historia democrática de México, es un suicidio. Una premisa básica en materia de negociación es hacerlo en condiciones de igualdad, o algo que se parezca a eso. Morena tiene la cámara de diputados federal y el Senado, además de 19 legislaturas locales. Suficiente para modificar la Constitución.

Corporativismo

Ahora, volviendo al objetivo, poner un freno de mano a un camión que viene a 200 kilómetros por hora es otro desacierto de cálculo. Las leyes físicas dicen que el camión tiene más posibilidades de descarrilar. Consultado el círculo cercano del gobernador de Quintana Roo, su aporte fue más de tono corporativista, es decir, no era posible negar la firma al grupo que confió en su momento en él para llevarlo a la gubernatura, pero también es cierto que hay incertidumbre en cómo estarán los presupuestos del año que viene.

No cabe duda que hay mucho más para ganar en equipo, construyendo sobre la marcha y ya instalado en el gobierno, que con especulaciones que ahora nada aportan. El mismo delegado, Arturo Abreu, puso paños fríos al asunto y afirmó que la relación será de trabajo y respeto con el gobernador.

En medio de este turbulento asunto de Seguridad, los gobiernos locales de Morena deberán esperar que el gobierno federal entre en funciones y conocer bien a bien cuál será la directriz nacional para tomar decisiones, mientras tanto, existe un limbo que todavía está en la zona jurídica no resuelta de raíz. Como político de vieja escuela, AMLO envió a dar señales de tono duro: Intervención a estados; medianas, Durazo diciendo que la intervención está en el pasado, pero el final todavía es abierto, paradójicamente, cuando el gobierno federal ni ha comenzado.  Ya él, AMLO, salió con un tono diferente: “No hay ‘superdelegados’, y no va haber controversia porque se va a respetar la autonomía y las atribuciones de los gobernadores, vamos a ir a servir a los gobernadores. El único mensaje a ellos es que se va a respetar la autonomía y se va a trabajar con todos”, expresó. Todo esto por una carta que todavía encierra un gran poder. El diálogo epistolar, seguirá abierto hasta el 1 de diciembre.

******

(*) Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún.

Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide.

Te puede interesar…

Hay una relación de respeto con el gobernador. Mi función es cumplir la palabra de López Obrador: Arturo Abreu Marín

Dejar una respuesta