Inicio Columnas Naderías Totales | La cabeza del peor monstruo ha asomado en Bolivia;...

Naderías Totales | La cabeza del peor monstruo ha asomado en Bolivia; Borges y Estados Unidos

Compartir
Foto: CNN

 

 

Luciano Núñez

 

¿Por qué el título de esta opinión? Porque la intervención de militares en los gobiernos de toda América Latina no ha dejado más que guerras, muertes, endeudamiento atroz con el FMI, secuestros y apropiación de propiedad privada.

La cabeza del monstruo (que tiene muchas) ha asomado en Bolivia y no sabemos dónde pueda parar, debido a que Estados Unidos ha dejado en claro su postura al felicitar la intervención que, a todas luces, es un golpe de estado. ¿Por qué es un golpe de Estado? Sencillamente porque fueron los militares “cohesionados”, como dijo uno de los generales, los que le pidieron la renuncia antes de que concluyera el mandato popular Evo. Ciertamente, Morales no entendió que el ciclo de su gobierno había terminado en 2016, cuando el voto le negó la posibilidad de reelegirse.

Mesianismo

Muchos líderes de izquierda han padecido la enfermedad del poder que los envuelve en un mesianismo que termina siendo su propio enemigo; pero sin dudas, la peor salida a esta imposibilidad de ejecutar una transición necesaria, aclamada por el voto, ha devenido en una crisis que debería tener dos desembocaduras: nuevas elecciones y abolir el intervencionismo militar.

Malos recuerdos

Resultado de imagen para pozo de vargas
Foto: Diario de Cuyo del Pozo de Vargas

En estos casos, quizás en otros no, recordar sea más que necesario. Nací en el año 1976, año del último golpe militar en Argentina, cuando gobernaba Isabel Perón. Los militares intervinieron el país para después usar el poder del estado para secuestrar y matar a miles de personas. El último retrato de esa tragedia está en la película El Clan, brillantemente interpretada por Guillermo Francella, donde además se narra cómo se quedaron con el patrimonio de familias.

Durante este período los militares generaron una deuda externa brutal, también cuantificada en el documental La Deuda, de Jorge Lanata, cuando todavía hacía periodismo. De primera mano, me tocó escuchar las historias de secuestros en Tucumán en los años 70 en el poblado de Santa Lucía, donde todavía se pueden ver balazos en las paredes. En mi Tucumán natal todavía existen los vestigios de estos lugares de sombras donde esta cabeza que hoy asoma en Bolivia, torturaba por igual a hombres y mujeres, vendía o regalaba niños nacidos en cautiverio.

Existen también las fosas comunes (como el Pozo de Vargas) donde fueron arrojados políticos, periodistas y dirigentes, y también, inocentes que formaron parte del llamado daño colateral. No es menor esta aparición que enturbia la región.

Resultado de imagen para victor jara
El dramaturgo y compositor, Víctor Jara, ultimado por la dictadura militar de Agusto Pinochet en Chile. Su recuerdo da nombre hoy en día al estadio de fútbol del país trasandino.

En Chile, la dictadura iniciada por Augusto Pinochet (con otra cabeza) mató en un estadio de fútbol (hoy llamado Víctor Jara, en honor al dramaturgo y músico exterminado por el dictador) a cientos de personas. Época llamada de los “años duros” o “dictaduras”, generó un éxodo en el que cientos de personas emigraran de Sudamérica. Músicos e intelectuales, líderes y quienes tenían el privilegio de escapar para no morir bajo un estado de facto.

México en aquel entonces, recibiendo a refugiados; como hoy, salvando a un político asolado por militares, mostró no sólo un corazón solidario, sino un brazo salvador; porque no es sólo Evo, sino lo que representa la fuerza que lo expulsó, un brazo armado que debe estar sometido al pueblo, no en su contra. También fue un gobierno militar el que lanzó a las Malvinas a miles de jóvenes, muchos de los cuales murieron con escasa preparación militar y falta de suministros.

Bolivia

Estuve al menos tres veces en Bolivia y me tocó ver el ascenso social de miles de pobres que no tenían ni luz ni gas en sus casas, teniendo este país una de las reservas de gas más grandes del mundo. Ahí seguramente el interés mayor, dado que el país reguló la venta del combustible, que era prácticamente saqueado por empresas foráneas sin márgenes de ganancia para el país sudamericano. Evo, en ese sentido, ha formado una Bolivia diferente, en la defensa de los patrimonios nacionales, pero no ha sabido darle paso a otra etapa, una sucesión sana y necesaria porque el poder absoluto ha corroído a grandes proyectos de nación. Desde ningún punto de vista es aceptable que un general “sugiera” la renuncia de un presidente. Menos cuando tiene en su poder las armas del Estado, que son para defensa de un pueblo, no a la inversa.

Borges 

En esta compleja situación de Bolivia, López Obrador ha nombrado a Jorge Luis Borges, identificado con la derecha por haber recibido de manos de Pinochet un doctorado honoris causa en 1976 y celebrado los golpes contra Domingo Perón.

 

El canciller de México, Marcelo Ebrard, recibió a Evo Morales en el aeropuerto de Ciudad de México: “Gozará de seguridad e integridad a su vida”, dijo. Morales agradeció al presidente de México por salvarle la vida y agregó que mientras tenga vida seguirá en la política y en la lucha de la justicia social.

En una entrevista poco antes de su muerte, el escritor confirmó que hubo terrorismo de estado en Argentina. “El gobierno no tenía por qué imitar a los terroristas…los secuestraban de noche, o en pleno día también, y a muchos antes de matarlos los torturaban. El hombre es fácilmente un lobo para el hombre (parafraseando a Thomas Hobbes), y los diarios no decían nada. Yo opiné lo que pensaba de los militares, de los que se llamaba con un eufemismo desaparecidos, contra de la guerra (Malvinas), no es que fuera especialmente valiente, no soy un hombre valiente, pero gozaba de cierta impunidad de que no gozaban otros, porque soy conocido fuera del país, no me pasó nada. Silvina Bullrich escribió contra militares y contra esa guerra insensata, otros no, los diarios estaban obligados a la hipocresía, como era natural”.

Muchos medios de comunicación han visto en el asilo político a Morales una oportunidad para la crítica mordaz, sin poner en contexto lo que está en juego en el fondo: la intervención militar con el saldo ya narrado y una historia para no olvidar, pero que tiene muchas cabezas, como la que aparece hoy nuevamente.

 

No hay ninguna razón para suponer que los militares puedan gobernar bien. Nos llegan del más artificial de los mundos. Un mundo de jerarquías, órdenes, audiencias, arrestos, saludos, marchas, aniversarios, desfiles y ascensos. Han sido educados para obedecer y se nutren en la esperanza de aumentar el mando. Nada de eso en este mundo se aproxima a la inteligencia. Los militares tienen, además, un concepto puramente material de la historia. Suponer que un gobierno militar puede ser eficaz es tan absurdo como suponer que un gobierno de escritores, de médicos, de abogados, de farmacéuticos o de buzos puede ser eficaz”, Jorge Luis borges.

******

(*) Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún.

Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide.

Nadería anterior…

Naderías Totales | Como en las películas de Marvel, ganó Morena elección del PAN