Inicio Columna Naderías Totales | Impunidad, anestesia y aquí no ha pasado nada

Naderías Totales | Impunidad, anestesia y aquí no ha pasado nada

Compartir

Por Luciano Núñez

La anestesia que le han propinado más de 500 ejecutados a Cancún –y otros cientos en Solidaridad-  en menos de 2 años han dejado abiertas las puertas a los más peligrosos enemigos: la insensibilidad y la impunidad.

Ayer, lamentamos informar la segunda muerte de un periodista en tierras quintanarroenses, la de Rubén Pat, cuya noticia tuvo un impacto nacional e internacional. Los responsables del primer crimen de José Guadalupe Chan, ocurrido hace menos de un mes, tampoco ha sido encontrados ni el móvil aclarado. Solo hay pronunciamientos condenatorios. Palabras. Más palabras y más lamentaciones. Todos es una inútil condena con más de pose que de acciones.

El segundo asesinato tiene como agravante el hecho de estar bajo el Mecanismo de Protección de Periodistas Federal, el mismo que en el papel protege a quien escribe este artículo.

Qué hacer

¿Deberíamos acaso prescindir de la pluma? ¿Deberíamos ya no dar cuenta de los cadáveres que aparecen desperdigados todos los días en la ciudad? No se preocupen: esas noticias ya no tienen relevancia porque la gente que no se inmuta dado que es cosa del diario vivir.

Para darles un dato, en  Grupo Pirámide las noticias vinculadas a estos sucesos suscitaban gran cantidad de lecturas y diversos comentarios en las vías de redes y mensajería; ahora, por lo consuetudinario del tema, lo ha vuelto tan intrascendente como los gasolinazos.

La impunidad y la complejidad del tema, hacen que las autoridades miren para otro lado, como si se tratara de un mundo paralelo que no nos afecta mientras no estemos metidos en asuntos extraños.

En menos de dos años, tanto Cancún como Solidaridad pasaron a parecerse cada vez más a la zona de Tierra Caliente, donde se mata sin ninguna repercusión ni castigo igual a funcionarios que a periodistas.

Varios colegas han levantado la voz, sobre todo en el Sur del Estado, para evidenciar la falta de seguridad para ejercer el mejor oficio del mundo, como calificó García Márquez al periodismo. Otros, han cuestionado con sus razones los antecedentes de los comunicadores fallecidos; más allá de ello, lo que no debe perderse de vista, es que son crímenes que la justicia debe esclarecer, más aún cuando está en juego el derecho a ser informado y a informar. El Congreso ha avanzado en ello al citar al Fiscal, Miguel Angel Pech,  para que dé su informa sobre las acciones para avanzar en esta sombra que crecer sobre Quintana Roo.

Según el organismo Artículo 19, en 2017 se registraron 507 agresiones y 12 asesinatos; sólo en lo que va del año, ya sumamos 10 caídos en nuestras filas. Mientras no haya responsables, la pluma seguirá con poco vuelo, aunque siempre viva.

*********************************

Datos para tener en cuenta de Artículo 19

  • De 2000 a la fecha, ARTICLE 19 ha documentado el asesinato de 118 periodistas en México, en posible relación con su labor periodística. Del total, 109 son hombres y 9 son mujeres.
  • De estos, 45 se han registrado durante el actual mandato del presidente Enrique Peña Nieto: 11 en Veracruz, estado con el mayor número de asesinatos en este sexenio.
  • El gobierno de Javier Duarte, que comenzó en diciembre de 2010 y finalizó el 30 de noviembre de 2016, ha sido el más letal para los comunicadores: 17 periodistas asesinados (incluyendo el asesinato del periodista Rubén Espinosa). Veracruz permanece con el mayor registro de asesinatos de periodistas por entidad, con 26.
  • El último caso es el de Ruben Pat Cahuich, asesinado el 24 de julio de 2018, en Playa del Carmen, Quintana Roo.

*********************************

(*) Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún.

Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide.

Dejar una respuesta