Inicio Columnas Naderías Totales | Historia de un “perdedor” que siempre gana: Martínez Arcila...

Naderías Totales | Historia de un “perdedor” que siempre gana: Martínez Arcila va por su tercera “pluri”

Compartir

Por Luciano Núñez

“No hice más que ayudarlo. Hasta le di posada en Chetumal y me mordió la mano”, dice un panista hoy relegado del espectro político. Se refiere a su ex amigo y correligionario Eduardo Martínez Arcila, presidente de la Gran Comisión del Congreso del Estado. “A base de traiciones fue escalando y ahora quiere repetir como pluri: sería la tercera vez”, se lamenta uno de los mentores del jefe político del PAN en Quintana Roo.

La historia de “Lalo” es parecida a la de muchos políticos. Comenzó repartiendo invitaciones, trabajo partidario de abajo, se acercó a los grupos que estaban en el poder: Patricia Sánchez, Mario Rivero Leal, Sergio Bolio y José Hadad, grupo que lo cobijó y, como manda el manual oscuro, traicionó a todos. Hoy tiene nuevo círculo con Juan Carlos Pallares, Eugenia Solís, Mayuli Martínez y Fernando Zelaya, a quienes intenta beneficiar en el próximo proceso con l imposición de candidaturas y pluris.

Era calderonista

Hace poco más de diez años, Martínez Arcila se convirtió en vocero del partido gracias al apoyo de este grupo ligado en aquel entonces a Felipe Calderón Hinojosa, que insuflaba victoria después de ganarle a Andrés Manuel López Obrador. Este grupo de panistas le dio cobijo no sólo para ser dirigente municipal en Benito Juárez -donde hizo alianza con Julián RIcalde y Antonio Meckler Aguilera para enfrentar al felixismo-, también le dieron para ropa y apoyo económico, dado que como abogado no se le conoce ningún litigio ganado. “Siempre ha vivido del partido”, desliza un panista chetumaleño agraviado.

Bajo el mandato de Roberto Borge su postura fue de sumisión y, a la postre, alianza de facto. Durante este período se aprobaron las cuentas públicas del gobernador preso y el único que alzó la voz fue el entonces diputado José Hadad Estéfano, hoy retirado del PAN asolado por las traiciones; le siguió Sergio Bolio en la cadena legislativa del partido azul, siempre bajo la idea de mantener la unidad. Como “agradecimiento”, Arcila decidió apoyar a último momento a Juan Carlos Pallares para la dirigencia del partido. Perdieron contra Bolio, pero aún así siguió en la estructura del partido. Mario Rivero Leal lo hizo asesor. “No tenía ni para comer”, recuerda el hoy Secretario General, indignado por la intentona de ponerse nuevamente como candidato plurinominal por tercera ocasión.

Ya en el proceso electoral pasado por la gubernatura, estuvo en contra de la candidatura de Carlos Joaquín González, siempre en la misma sintonía de Borge. Sin embargo, Agustín Basave, dirigente nacional del PRD, y otros grupos del PAN, abrieron la puerta para que sea el actual gobernador el candidato. Hoy, la genuflexión y la obediencia sin límites lo han convertido en un aliado del gobierno estatal, aunque con más que nulos resultados electorales y cierta distancia del poder ejecutivo.

LOS INDIGNADOS: PLURI POR 3

El PAN inició el proceso para sus candidaturas y decir indignación es poco. Están con los ojos llenos de fuego. Arcila ahora intenta ser plurinominal para repetir. Primero fue candidato plurinominal, es decir, sin ir a las urnas, cuando ganó Carlos Joaquín de manera abrumadora. Para el siguiente proceso había pactado con Patricia Sánchez, ex diputada federal, colocar a una candidata del grupo de la panista fundadora; pero fiel a su estilo a último momento decidió ponerse él en primer lugar. Con mala suerte, y por ser un espacio para una mujer, la yucateca Cecilia Patrón Laviada ocupó la curul federal. “Fue justicia divina”, dijo un panista. Pero otro le contestó: “Le va mejor en el Congreso: hizo perdedizos 100 millones de pesos”. Se refiere a las denuncias de la asociación civil Somos Tus Ojos que detectó apoyos económicos a personas que no los recibieron y figuran como entregados. Además del excesivo gasto en medios, asesores y vehículos como ha denunciado Grupo Pirámide en diversos artículos.

¿CÓMO ES EL PLAN PLURI?

El partido tiene en sus estatutos dos métodos para selección de candidatos. Votación o designación: llámese dedazo. Se vota donde hay condiciones, es decir, cantidad suficiente de electores. El plan de Arcila es que sea designación, principalmente, en el distrito 8, donde está Eugenia Solís, esposa de René Cicero, que quedó muy dentro de este grupo.

Según la versión de un grupo interno, intentarán repetir los actuales diputados, pero siendo  Arcila el número 1 en la lista plurinominal. “Eso es algo inmoral, porque en el pasado proceso rompió todos los acuerdos”, reniegan.  En la convención del pasado sábado, le solicitaron que compita por la vía del voto directo, dado que tiene recursos y ya obtuvo dos candidaturas sin voto directo. Solo los miró con una risa burlona. Si un tema enardece a los votantes mexicanos son justamente los excesos de la partidocracia que quedó evidenciada en el proceso pasado. A eso le dieron la espalda y el panismo parece no tomar nota del asunto.

Gran Perdedor, pero con fuero

Martínez Arcila, como “jefe moral” del panismo al tener el mayor cargo gubernamental como líder del poder legislativo, en el pasado proceso el PAN perdió todos los municipios en los que puso candidatos. Negociaron y lograron candidaturas en cinco espacios: Una diputación federal que correspondió a Luis Torres, la presidencia en Solidaridad con Cristina Torres; en Cozumel, con Perla Tun; en Lázaro Cárdenas, con Trinidad García Arguelles y Othón P. Blanco con Fernando Zelaya. Nadie quedó en pie. Además de haber impulsado la candidatura de José Luis Chanito Toledo con las consecuencias conocidas: el ridículo jurídico para la historia.

“Lo que él quiere es seguir agarrando hueso sin importarle el partido”, agrega al final un viejo militante. “Es candidato a ser investigado por los desvíos”, finaliza la fuente.

Te puede interesar:

Artículo: El Gran Perdedor en Quintana Roo

Martínez Arcila fue denunciado ante la Auditoría Superior | Habría financiado campañas

******

(*) Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún.

Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide.