Inicio Columna Naderías Totales | Excálibur y el partido joaquinista: Confianza por Quintana Roo

Naderías Totales | Excálibur y el partido joaquinista: Confianza por Quintana Roo

Compartir

Luciano Núñez

Excálibur es la espada más famosa en el imaginario colectivo. Aunque son muchas las versiones de cómo llegó a manos del Rey Arturo, la más famosa dice que el arma fue forjada por el mago Merlín en la isla de Avalon, para colocarla mediante un hechizo en una roca. “Esta es la espada Excalibur. Quien consiga sacarla de este yunque, será rey de Inglaterra”, decía la leyenda más difundida de la versión francesa de R.Moron, en su obra llamada “Merlin”.

Pero existe otra versión: Sir Thomas Malory, escritor inglés, establece que la espada de la Roca no era Excálibur, ya que Arturo rompe su primera espada en una batalla contra el rey Pellinore. En “El Ciclo de la Vulgata”, se cuenta que una ninfa del lago llamada “Dama del Lago” le entrega la verdadera “Excálibur”, cuya palabra vendría del latín Ex Calce Liberatus, que podría traducirse como Liberada de la piedra.

El recuerdo viene como metáfora de lo que ocurre con el partido joaquinista, Confianza por Quintana Roo, el Partido de la Identidad. Dicho instituto político fue diseñado por el ex presidente municipal de Solidaridad, Miguel Ramón Azueta, quien salió de la Oficina del Gobernador, ahora inexistente, para disputar una diputación que quedó sepultada como tantas otras por el fenómeno lopezobradorista. Pero ahí quedó su simiente partidista después de cumplir con los asambleas que verificó el Instituto Electoral de Quintana Roo, Ieqroo.

Inicialmente, Confianza por Quintana Roo fue presidido por Alfredo Caamal Huchin, sobre quien pesa una sanción por hostigamiento sexual. Lo relevante es que en el próximo proceso electoral Confianza por Quintana Roo saldrá a combate por primera vez, lo llamativo es que todavía no encuentra a aquel que saque la espada de la roda. A pocos meses de la elección que definirá nada menos que el próximo Congreso del Estado, donde se aprueban principalmente las cuentas públicas, todavía no se ve claramente cuál será el rol del nuevo partido. Lo clara ventaja para Confianza por Quintana Roo, eso sí, es que las candidaturas serán menos traumáticas que las que pudieran cuajarse en el PAN y el PRD: el primero asolado por las derrotas y el segundo por la extinción y la bancarrota. Ambos, en la misma senda de descrédito ciudadano: asolados por candidatos “clones”, candidatos “juanitos” y candidatos chapulines.

Presidente y perfiles

Además de un presidente, que empuñe la espada de la batalla, el partido necesita candidatos, perfiles y poner en movimiento a la estructura que, aunque no lo sea todo, es el puntapié inicial para cualquier contienda electoral. Serán 15 los distritos de mayoría, de los cuales, 8 están en Benito Juárez, donde gobierna Morena, el ejército más numeroso a vencer. ¿Volverá Miguel Ramón a buscar su creación? En las próximas semanas seguramente veremos al elegido…porque todavía nadie ha podido sacar la espada de su lugar.

Dejar una respuesta