Inicio Columna Naderías Totales | El falso Chanito y el apócrifo poema atribuido a...

Naderías Totales | El falso Chanito y el apócrifo poema atribuido a Borges

Compartir

Por Luciano Núñez

Cuando José Luis Acosta Toledo iba a nacer, sus padres jamás se imaginaron que su destino sería ser candidato a la presidencia municipal de Benito Juárez. Por azares del destino y vilezas de la política, su nombre ha sido usado y colocado en los medios y los reflectores por ser casi homónimo del político José Luis Toledo Medina, Chanito. Ha sido llamado por algunos medios, El Falso Chanito, Chanito II, El Clon de Chano y, también podría ser: El Apócrifo Chanito, palabra que usaba con frecuencia el escritor argentino Jorge Luis Borges.

El asunto de lo falso y lo verdadero es todo un tema para sentarse a analizar profundamente ¿en qué falsedades vivimos y en qué certezas nos movemos? Es, sin dudas, un asunto de filosas honduras y cada quien se interrogará – en algún momento del día- y encontrará que, durante su vida, ha vivido bajo falsas creencias que en algún momento se caen. Así, a gran escala Vargas Llosa así pasó de recalcitrante comunista a la ultraderecha. O el escritor Ernesto Sábato del nihilismo a la fe.

Salvando toda distancia y regresando al asunto borgeano, algo parecido le pasó a un político que conocí hace muchos años, Lito Joaquín, que muy joven llegó a ser alcalde de Cozumel. Al conocer mi origen argentino, me comentó -de esto hace ya más de 10 años- su fascinación por el poema “Instantes” de Borges. Habiendo también yo sido víctima de ese engaño, le comenté que era un poema falsamente atribuido al escritor. La decepción se dibujó en su rostro como seguramente en el de mucha gente que, incluso, lo toma como una filosofía de vida.

La verdadera autora es la poetisa Nadine Stair, que lo publicó en 1978, ocho años antes de que Borges muriera en Ginebra.

Jugar con lo falso por verdadero trae la decepción de sentirse engañado cuando cae la realidad con todo su peso. Otro asunto es saber que uno es parte de un engaño. En política pareciera que los apócrifo es cada vez más lo verdadero.

Instantes (Nadine Stair)

Si pudiera vivir nuevamente mi vida,

en la próxima trataría de cometer más errores.

No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.

Sería más tonto de lo que he sido,

de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.

Sería menos higiénico.

Correría más riesgos,

haría más viajes,

contemplaría más atardeceres,

subiría más montañas, nadaría más ríos.

Iría a más lugares adonde nunca he ido,

comería más helados y menos habas,

tendría más problemas reales y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas que vivió sensata

y prolíficamente cada minuto de su vida;

claro que tuve momentos de alegría.

Pero si pudiera volver atrás trataría

de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,

sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca

iban a ninguna parte sin un termómetro,

una bolsa de agua caliente,

un paraguas y un paracaídas;

si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

Si pudiera volver a vivir

comenzaría a andar descalzo a principios

de la primavera

y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.

Daría más vueltas en calesita,

contemplaría más amaneceres,

y jugaría con más niños,

si tuviera otra vez vida por delante.

Pero ya ven, tengo 85 años…

y sé que me estoy muriendo.

Video del Falso Chanito

(*) Es life coach, técnico y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún. Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi.

Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide

Liga de El País.

Nota de El País, España sobre el Poema que Borges Nunca escribió…

Dejar una respuesta