Inicio Columnas Naderías Totales | Del Papa a AMLO contra el Neoliberalismo y el...

Naderías Totales | Del Papa a AMLO contra el Neoliberalismo y el PRI con viento a favor

Compartir

Por Luciano Núñez

En política las señales lo son todo. Maestro de las señales ha sido sin dudas el Papa Francisco, que dejó limosinas para presentarse al mundo con sus sandalias de uso cotidiano y darle al Catolicismo lo que le urgía: un líder con carisma y diferente. AMLO ha entendido esto en 18 años de lucha: ya no es el radical que luchaba contra la mafia; ahora vemos un AMLO que aboga por la indulgencia y el perdón, siempre y cuando el pueblo así lo decida.

En su discurso ha decidido no cargar las tintas contra el pasado y, con balas de salva, rozó a Enrique Peña Nieto. Ha enfocado sus dardos al Neoliberalismo, ese monstruo que ha llevado a Latinoamérica a niveles de crecimiento de países africanos. Dijo que este modelo es sinónimo de corrupción y una calamidad para el país.

¿Qué es el Neoliberalismo? El diccionario dice que apareció después de la Primera Guerra Mundial y que limita la intervención del Estado en asuntos jurídicos y económicos. Es la economía del mercado la que manda aquí y es en ese campo de batalla donde ganan los más fuertes, los que más tienen y donde más se concentra la riqueza de un país. Incluso, funciones del estado son realizadas por empresas. Dice AMLO que hubo una correlación entre políticos y empresarios para despojar al Estado de sus bienes y riquezas. Puso como ejemplo lo ocurrido con las energías: pasamos a la apertura para que hubiera más inversión, algo que no ocurrió: no bajó la luz, ni la gasolina ni llegó inversión extranjera. En síntesis: la lucha de AMLO es contra un gran modelo que echa a andar el engranaje del país, de las economías. No es un camino fácil, pero ha sido posible en otras economías: retomar el papel del Estado para regular el mercado, la distribución de la riqueza y bajar así los niveles de pobreza.

¿Qué pasa en Quintana Roo?

Morena de Quintana Roo todavía no ha dado fuertes señales amloístas. Sus gobiernos todavía navegan en la improvisación y el caos, sin señales que generen la esperanza que urge a la población. Ya ha dicho la gente lo que quiere: un Papa lejos del oro y más cerca de las ovejas; un presidente austero que vuelva a tutelar lo que se había dejado al “mercado” del neoliberalismo. En ese camino diferente, este golpe de timón ha dejado descolocados a quienes, antes de AMLO presidente, esgrimían posturas izquierdistas; y ahora ese rol les resulta incómodo para muchos, porque en realidad, están ahora ante el espejo que les devuelve una visión verdadera de la máscara. No eran lo que creían ser.

“AMLO no es la izquierda”, me dice un colega. ¿Si no es un discurso de izquierda favorecer a las clases bajas, la defensa del patrimonio, la economía de producción?, luego entonces, ¿dónde está la izquierda? Sería interesante que todos retomemos conceptos olvidados y viejos manuales: Neoliberalismo, gobiernos de Izquierda o de Derecha y Socialdemocracia. Lamento desilusionar a los relativistas, pero no todo es igual.

Sudamérica ha regresado a los gobiernos de derecha que son subordinados al FMI, que siguen recetas del mercado y que han generado millones de pobres, como dijo AMLO, durante los últimos 36 años en México, con un éxodo de 24 millones de mexicanos, crecimiento del 2 por ciento anual y alta inflación. El camino recorrido, dice, que hay que cambiar y eso está claro para 30 millones de personas y las que se sumarán.

PRI con viento a favor

Lejos de los reflectores, los gobiernos del PRI-Partido Verde en Quintana Roo han marcado una notable diferencia con respecto a los desarticulados gobiernos de MORENA. Isla Mujeres, gobernada por Juan Carrillo; Cozumel, por Pedro Joaquín Delbouis, y Laura Fernández en Puerto Morelos, han resaltado entre el caos Morenista: con cabildos divididos, direcciones sin ocupar y personajes que nada entienden del servicio público. El “tridente” priísta simplemente con administrar y poner sobre la mesa el oficio político ha ganado mucho terreno. Por ejemplo, van de la mano con el Mando Único, junto al gobernador Carlos Joaquín, desarrollan una agenda local y nacional, tienen un excelente trabajo de imagen institucional y eso, a pocos meses de elecciones, es oro molido.

******

(*) Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún.

Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide.

Dejar una respuesta