Inicio Columna Naderías Totales | Candidato a la gubernatura: en proceso de armado

Naderías Totales | Candidato a la gubernatura: en proceso de armado

Compartir

Por Luciano Núñez

Las lecciones del pasado proceso electoral no terminan. A pocas semanas de iniciar las gestiones los nuevos alcaldes: re-electos y nuevos, diputados federales y senadores, el panorama rumbo a la gubernatura de Quintana Roo se presenta complejo para la alianza PAN-PRD.

Muchos dirán que falta mucho, pero tres años de gestión descontando las campañas no es demasiado, si se tiene en cuenta que la construcción de un candidato no lleva meses, sino años.

Lo que hay que tener

¿Qué debe tener un buen candidato a la gubernatura?  Trabajo social que sustente las ganas de mejorar las condiciones de vida del prójimo; un discurso (los matices varían: pero debe tener una estrategia frente a sus seguidores); debe tener seguidores; debe contar con el respaldo de grupos políticos-empresariales y, sobre todo, tener carisma y estómago para soportar lo que se ve en este mundo donde todo es verdad y todo es mentira.

Fracasos y victorias

Acaso el mayor fracaso “armando un candidato” lo vivieron el PAN-PRD; el primero que no alcanzó a ganar nada; y el segundo, con su caótico intento de poner a la fuerza a Chanito Toledo en Cancún. El tsunami MORENA no dejó a nadie en pie; de los candidatos de la derechaizquierda ninguno puede aspirar a un cargo tan importante: ganaron municipios que no representan ni electores ni recursos. El único activo -por la vía de representación plurinominal- es Mayuli Martínez que perdió por muchas cabezas; cuando se dice muchas es muchas. Es decir, el activo es una candidata que fue aplastada electoralmente.

¿Hacia dónde mirar entonces? Al gabinete. El fiscal Miguel Ángel Pech Cen no ha podido controlar el caótico escenario de violencia que sumó al triste historia la muerde de dos periodistas. El secretario de gobierno, Francisco Xavier López Mena, no reúne los activos que un candidato debe tener: volver al párrafo superior; y el oficial mayor, Luis Alamilla, tampoco ha construido una imagen fuerte que lo proyecte. Otros han quedado tristemente en el camino como Juan Vergara, Julián Ricalde y Miguel Ramón. La cantera del primer tramo de gobierno no da para más.

Rafael del Pozo.

Acaso el rescatable de este gabinete es Rafael Del Pozo, secretario de la Contraloría, quien ha avanzado pese al presupuesto en la búsqueda de justicia; pero para ser un candidato necesitaría moverse en este punto a alguna cartera que tanga que ver con el futuro más que con el pasado.

En el PRI los candidatos naturalmente son tres que, sin embargo, requerirán, tablas y trampolines federales para aspirar a más: Juan Carrillo, de Isla Mujeres, Pedro Joaquín Delbouis y Laura Fernández. Representan lo que sobrevivió al huracán amloísta y no es poco.

Donde los candidatos sobran es en Morena, principalmente con Maribel Villegas, Mara Lezama y el propio José Luis Pech. La carrera no es fácil porque los escenarios políticos van cambiando; las dinámicas gubernamentales son de sube y baja. Lo que no sobra es tiempo, porque el gobierno del estado entrará a la mitad de su gestión todavía enfrentando una escalda de violencia y el sargazo que no da tregua.

*********************************

(*) Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún.

Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide.

Dejar una respuesta