Inicio Columnas Naderías Totales | AMLO dejó a Quintana Roo con presupuesto sabor a...

Naderías Totales | AMLO dejó a Quintana Roo con presupuesto sabor a “tablas”

Compartir

 

Luciano Núñez

 

Hace unos años le pregunté a un compañero del área económica de un periódico qué era eso de la macroeconomía. Advertí -por un breve ademán- que era ocioso pasarse horas explicando las fórmulas que intervienen en los números de un país. Para acortar camino –y con cierto desdén- me dijo que se parece en mucho a la economía de un hogar: los gastos no deben superar a los ingresos, y si falta, hay que pedir prestado. Y si se pide prestado, hay intereses y te conviertes en cliente de los bancos.

El presupuesto aprobado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha mantenido la tendencia de su discurso: más dinero para estudiantes y tercera edad. En cuanto a los estados, ha propinado castigos a unos; dejó tablas a otros, y mejoró las arcas de unos pocos: obviamente de MORENA ¿Qué dónde estamos? Justo en los del medio.

Pongámoslo en plata

Veamos sólo algunos números para analizar las trampas del “incremento”. El presupuesto 2020 para nuestro Estado será de un total de 25 mil 965.3 millones de pesos; sólo superior en 68.7 millones al presupuesto original presentado; y el “aumento” real es de 1143.6 millones a lo presupuestado en 2019.

Salvados del castigo, pero lejos de las necesidades

Se puede ver el vaso medio lleno o medio vacío, dependiendo del cristal con que se mire. Por ejemplo, al gobierno panista de Coahuila, de Miguel Riquelme Solís, las cuentas no le cierran con tanto tijeretazo: casi 400 millones de pesos menos para obras de infraestructura carretera. Ya anunció que habrá que pedir plata: mejor negocio aún.

En el caso de Quintana Roo mil millones de pesos para un estado que está recibiendo alrededor de 30 millones de turistas al año, miles de extranjeros y nacionales que se radican año con año: para 2023 se estima que seremos casi dos millones de personas, que tiene ciudades como Solidaridad que crecen alrededor de 6 por ciento de su población anual, la situación no es del todo favorable. Más aún cuando las cifras del INEGI todavía no reflejan el aumento real de la población, que lógicamente no se traducen en el presupuesto.

Buscar alternativas con poco margen positivo

Si bien mil millones de pesitos no son malos, el Gobierno del Cambio deberá orientar sus búsquedas a otros espacios para crecer y generar la prosperidad que ha caracterizado a este estado, líder en generación de empleo y oportunidades.

Dependerá seguramente de alguna lógica refinanciación de deuda para tener más margen de maniobra, o lograr que el turismo dé un salto cuántico que compense este presupuesto que tiene sabor a “tablas”. De esta forma, la relación AMLO-CJ ha quedado plasmada en un escueto margen positivo para nuestro estado: porque dicen que el cariño se refleja con la cartera.

En ese punto, no quedar “bajo ceros” se debe a la labor de los legisladores, principalmente Jesús Pool Mo, quien fuera del cercano círculo cejotista.

Carteras castigadas por el tijeretazo

El macro castigo de AMLO fue a parar al INE, donde recortó 1.071 millones de pesos; la Fiscalía General de la República, recibirá 1.500 millones menos; el Consejo de la Judicatura Federal cayó en 1.038 millones; el Instituto Nacional de Acceso a la Información tendrá 50 millones menos, y ni Derechos Humanos, ahora en manos de Morena, se salvó: 37 millones menos. ¿Dónde fue a parar ese dinero?

Por un lado a becas para 11 millones de jóvenes y pensiones para 8 millones de jubilados. Pero la más beneficiada fue la Secretaría del Bienestar que recibió un incremento de 8.365 millones de pesos. El dinero estará ahora de manera directa en los bolsillos, lo que generará como en el Brasil de Lula Da Silva, mayor consumo, algo que se verá reflejado en las calles en un año más.

El abuelo y el estudiante

Volviendo a la clase de economía doméstica, el presupuesto de AMLO atendió al abuelo y el estudiante de la familia, los demás, sufrieron un recorte en algunos casos muy necesarios como el INE.

¿Logrará AMLO reducir así el estancamiento económico y la inseguridad, principales focos rojos de su gobierno? Los gobiernos de Sudamérica han probado la receta y, con el tiempo, avanzaron y después se enredaron en las cuerdas de la corrupción; eso sí, millones de personas comieron, estudiaron y vivieron mejor. Solo el tiempo dirá si el plan de recorte y nueva ministración serán eficaces. Mientras tanto, dos mil 500 millones para el Tren Maya no suenan mal para la economía regional.

Como quiera verse, el vaso de repente se ve tablas (como un empate de ajedrez), de repente un poco más lleno, eso sí, no hubo retroceso y eso deja una base para pensar y seguir el juego.

******

(*) Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún.

Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide.

Nadería anterior…

Naderías Totales | Cancún 50: cuéntame tu historia / Luciano Núñez

Dejar una respuesta