Inicio Columna Naderías Totales: Algo muy bueno va a suceder en este pueblo

Naderías Totales: Algo muy bueno va a suceder en este pueblo

Compartir

Por Luciano Núñez

Esquivo a menudo la tentación de recurrir al “Gabo” porque, con frecuencia, termino en sus historias para contar mejor algo o explicar una idea. En su magistral cuento, “Algo muy grave va a suceder en este pueblo…”, cuya lectura por demás recomiendo, narra lo que sucede después de que un rumor agorero se expande y termina en caos.

Mejor que contárselos es que inviertan minutos de su valioso tiempo para tenerlo de la mano de su autor. Pero el cuento lo retomo a raíz de las declaraciones que hiciera el primer mandatario, Carlos Joaquín González, sobre la supuesta disminución en el porcentaje de turistas que llegan a Quintana Roo. Primero que nada dice: falta información: El porcentaje puede haber bajado con respecto al año pasado, pero debe considerarse que hay más cuartos de hotel y, en términos absolutos, hay más turistas. Segundo: Que han afectado las noticias sobre la venta de alcohol adulterado y la percepción que algunos medios de comunicación generan.

Cifras en Washington

En Washington, cifras en mano, el primer mandatario tuvo que informar que hay un decremento de los índices de homicidios dolosos; “un estado de casi dos millones de habitantes ocupa el 9 lugar de menor inseguridad del país”; les dijo. Y aquí viene un tema central: hay medios locales que hablan del 100 por ciento de la delincuencia que se da en el estado, “los manejan en primeras planas. Respeto esa situación, pero deberíamos tener una jerarquización de ello, porque no sé cuántos delitos se cometen en Washington por día, pero sólo algunos tienen una repercusión mediática”.

Llamado

Y propuso: “Estoy seguro de que podemos cambiar en mucho la imagen que Quintana Roo ofrece”, afirma el gobernador que llamó a todos a trabajar. Sobre todo, al sector hotelero que durante muchos años ha aprovechado esquemas legales y oscuras alianzas para cometer ecocidios, construir hoteles bajo esquemas de esclavitud; y además, despedir sin clemencia en temporadas bajas a sus empleados.

Para ellos también hubo mensaje sin rodeos: “Porque esas personas incluidas ahí (sector hotelero) son trabajadores de ellos mismos, y en algunos casos podemos hablar de muchos olvidos durante mucho tiempo de sus trabajadores. Habrá que trabajar de manera conjunta”; les dijo sin cortapisas.

Qué dicen los números en términos reales

Vamos a los números que no son cuentos. Quintana Roo ocupa el noveno lugar en el Índice de Paz México 2017, en cuyo informe Mérida es considerado el estado más pacífico para vivir. Los invito a revisar unos datos. Crímenes de la delincuencia organizada en Mérida en lo que va de 2017: 3693; en Quintana Roo, 2013; presenta además el estado vecino, más delitos cometidos con violencia, pero aún así, es el que mayores estándares en seguridad ofrece en todo México.

¿Será que los meridanos –hablando de todos los sectores: empresarios, medios de comunicación, gente que circula mensajes en redes sociales, etc.- ha sabido entender que, como en el cuento de García Márquez, no es bueno poner la atención en todo lo malo que pueda suceder, sino en lo bueno que viene? Si algo se puede destacar del gobierno nacional que encabeza el PRI, es sin dudas su campaña: “Lo bueno también cuenta”. Aunque el gobierno sea un verdadero caos, tienen razón en que lo bueno también debe contarse, más que nada aplicado a nuestras vidas, donde es cada vez más difícil valorar lo que tenemos.

Oportunidades

Quintana Roo es un estado, además de ser un verdadero paraíso, es un lugar donde hay oportunidades para miles de Mexicanos y ciudadanos del mundo, donde se puede alcanzar calidad de vida; reconociendo sí, que como en todo México, ha sido alcanzado por la violencia organizada.

“La gran mayoría de los homicidios son entre grupos que, desgraciadamente, han generado esta comunicación que no va de acuerdo con el ambiente social y local sobre nuestros turistas”, dijo Carlos Joaquín.

De ninguna manera vivimos en un estado donde la violencia esté, como sí lo está, en otros estados e incluso, en muchos países de Europa, donde los atentados y amenazas de grupos fundamentalistas tienen en vigilia a sus habitantes; y en el mismo Estados Unidos, nuestro principal mercado, con sus masacres y permanentes amagues de ingresar a un nuevo conflicto bélico con Donald Trump.

Estado de Paz

En términos reales, Quintana Roo es un estado de paz; sí alcanzado por la sombra que amenaza a todo el territorio, pero mal haríamos en “hablar siempre mal de nuestro camello si lo que queremos es venderlo”: queremos que llegue más turismo, tener mejores tarifas, que crezca la inversión, que la derrama alcance a todos: a los que más necesitan y a los que, de alguna manera y otra, dependemos de esta industria tan noble que ha hecho un motor aparte para todo México.

No se entienda esto como un llamado a la censura, de ninguna manera, pero sí de poner en la balanza si lo que decimos realmente representa todo lo bueno que pasa. Los que presagiaban que tendríamos el triste final de Acapulco, miren el mapa y seguimos en color verde, con un futuro y un color prometedor, porque siempre algo muy bueno va a suceder en Quintana Roo.

 

Algo muy grave va a suceder en este pueblo

 

Luciano Antonio Núñez

Es técnico y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún. Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide

Dejar una respuesta