Inicio Columnas Naderías Totales | 40 Días y 500 Noches: Quintana Roo será otro...

Naderías Totales | 40 Días y 500 Noches: Quintana Roo será otro si la 4T cumple y el Estado siguen trabajando en alianza

Compartir

 

Por Luciano Núñez

 

 

19 Días y 500 Noches es una de las perlas musicales del maestro Joaquín Sabina, cuya obra poética, no mejor, sigue siendo sepultada por la belleza urbana de sus canciones. El título que inspira a esta columna es la canción de amor y desamor en la que el personaje va narrandolo que vivió para poder olvidar al apasionado amor de una mujer que, “Siempre tuvo la frente muy alta, la lengua muy larga y la falta muy corta”.

La llegada de AMLO con su 4T a Quintan Roo supuso olvidar a muchos de los personajes enquistados e infiltrados en Morena, pero si se concreta la transformación que planteada para Quintana Roo, como aliado del gobernador Carlos Joaquín, este estado será otro.

Cercanía no fingida

En ese sentido, se ha visto una estrecha proximidad entre los mandatarios, no sólo de cortesía, sino una afinidad no fingida ni forzada que sienta un excelente ánimo de construcción colectiva, pues de eso se trata de hacer política.

En su discurso el mismo Presidente acalló a los grupúsculos que intentaron, como se ha hecho en otros estados, defenestrar al gobernador “no moreno”, pero desde su entrada a la presidencia, los gestos entre los políticos hablan de una suma amalgama de trabajo.

Los retos no son menores: dentro de 40 días estará funcionando en Chetumal, capital del estado, la Secretaría de Turismo, con todo lo que ello implica en materia económica y, sobre todo, de derrama. Empezando por la gastronomía, una de las mejores del estado; la hotelería y la generación de empleos directos y no directos. 40 días que echarán a volar la esperanza de una ciudad injustamente postergada por gobernadores de estatura menor y manos muy largas. La capital del estado fue la que logró el cambio para Quintana Roo y de ello nadie debe olvidarse, porque si de Cancún dependiera el futuro político del estado, Mauricio Góngora sería hoy gobernador y no estaría preso.

Los silbidos se entienden por la violencia que todavía no se erradica en Quintana Roo, pero no puede decirse que en Quintana Roo no haya un estado de derecho, respeto a los Derechos Humanos de las autoridades, libertad de expresión ni mucho menos que el gobierno se apropie de lo privado utilizando las instituciones como sí ocurrió en el pasado. Quintana Roo es un estado joven que crece de manera desproporcionada para los ingresos que recibe; ésa ha sido “la queja” de todos los gobernantes, y de hecho, Carlos Joaquín lo volvió a referir. La zona norte de Quintana Roo es una locomotora imparable, crece en promedio al 6 por ciento en población. Se construyen barrios por todos lados y sigue llegando gente de todos los estados y del mundo.

40 días para la Sectur en Chetumal, y quizás, 500 Noches para que se vea algo concreto del Tren Maya, cuya traza cambiará la fisonomía, la dinámica social y la manera de hacer negocios en Quintana Roo. En ese sentido, ya el hecho de que el Secretario de Turismo Nacional sea de Quintana Roo, Miguel Torruco, es toda una señal de que nuestro estado es importante, sumamente importante para el gobierno federal.

Si bien todavía quedan grupos agoreros que intentan poner palos a la rueda, no puede negarse que estos proyectos detonarán un segundo impulso a esta estado, que tanto a remediado las graves carencias de un México tan desparejo, con la generación de empleos formales (primero a nivel nacional), y la acogida a tantos ciudadanos del mundo que aquí decidieron radicarse. Los anuncios tampoco pueden dejar de verse sin un sesgo político, sobre todo a pocos meses de las elecciones para diputados locales, pero ese será otro tema a tratar desde este espacio.

Sin dudas serán 40 días y 500 noches en los que será difícil dormir, como cuando el desamor llega de vez en cuando; y si no se cumplen las promesas, la paciencia ciudadana durará lo que duran dos peces de hielo en un wiski on the rocks.

******

(*) Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún.

Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide.

 

Nadería anterior…

Naderías Totales | Evoluciona Morena o dará una novia a su Frankenstein