Inicio Columnas Nadería Totales | MORENA y los dos municipios donde no repetirá

Nadería Totales | MORENA y los dos municipios donde no repetirá

Compartir

 

 

Luciano Núñez

 

Si en algo han avanzado las democracias –muy perfectibles aún- es en el poder generar cambios de rumbo a través de la fuerza del voto. Sucedió en Quintana Roo con la llegada de Carlos Joaquín en 2016; en 2018 con el triunfo de AMLO; y en la escena Latinoamericana, Argentina dio giro a la izquierda este año con Alberto Fernández; Brasil apostó el año pasado a la derecha con Jair Bolsonaro y Chile ha girado en un ir y venir, pero con los mismos actores políticos: actualmente la centro derecha de Sebastián Piñera enfrenta los efectos de generar tanta desigualdad.

Decisiones que impactan en la vida cotidiana  

Además de sentar las bases de la argumentación, Aristóteles acuñó la frase “El ser humano es un animal político”, en la que básicamente plantea que el hombre no puede ser concebido fuera de su relación con el Estado en su condición de ciudadano. Vivimos en una sociedad y tomamos decisiones en función de ello a través del voto. Impacta nuestra decisión en el alumbrado público, la seguridad, la recolección de basura y todo lo que nos une como comunidad.

Premios y castigos; deseo y decepción 

Así, el sistema democrático propone premios y castigos a los líderes electos que no dirigen este barco hacia lugares donde la calidad de vida beneficie a la mayoría. En el pasado proceso electoral, Morena ganó tres de los municipios más importantes del Estado: Benito Juárez (Cancún), donde está la mayor concentración de población y turismo; Solidaridad, nicho del mayor crecimiento poblacional y la primera fuerza hotelera del Estado; y Othón P. Blanco, capital del Estado que concentra a los tres poderes.

El voto inclinó la balanza después de gobiernos distintos: Partido Verde en Cancún, entonces aliado del PRI, ahora lo es de Morena; el PRI en la capital y PAN-PRD en Solidaridad.

¿Por qué el título de esta nota? Si algo tienen en común Solidaridad y Othón P. Blanco es el sinnúmero de yerros que los hermanan en su fatalidad. En ambos la basura ha representado un verdadero dolor de cabeza, tomado como negocio malhabido por unos, y mal gestionado por otros. El resultado está en las calles.

Negocios y violencia

En sentido estricto, la capital había elegido como mandatario a don Hernán Pastrana Pastrana, quien a poco de asumir falleció, y así el gobierno quedó en manos de Otoniel Segovia. Los escándalos no han sido pocos: nepotismo, negocios abiertos en Comunicación Social (donde el director se autopaga por servicios), una ciudad que ha quedado a merced de un grupúsculo que negocia con cada espacio ganado. Mientras, la inseguridad ha tenido picos insólitos para una comunidad que fue tranquila y segura. Los robos a cada habitación son moneda corriente, e incluso, ejecutados en zonas céntricas.

La escalada violenta ha marcado también la gestión de Laura Beristain que gobierna de la mano con su psicólogo, además, presa de las presiones de grupos políticos y la voracidad familiar. La Quinta Avenida, símbolo de la ciudad, es prácticamente “Tierra de Nadie”.

Mara, la sobreviviente

De aquel sueño municipal morenista sólo ha quedado en pie el de Mara Lezama, quien ha sabido construir una relación de cooperación con el gobierno Estatal. Primero con la corresponsabilidad en seguridad sumándose al Mando Único; su salida a las calles con programas de corte social, la apuesta al deporte y los avances en materia de tramites en soporte digital. Existe una estrecha alianza con el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto, que días atrás llegó a presentar su libro, Sin Filias ni Fobias.

Sólo la permanente inseguridad ha sido el talón de Aquiles de este gobierno que logra, sin embargo, un meritorio posicionamiento como el municipio mejor calificado de los tres del partido guinda.

La sensación térmica de los ciudadanos asciende en los municipios de Solidaridad y Othón P. Blanco, y por ello justamente no se avizora la continuidad de gobierno. En el primer municipio Morena ganó con escasísimo margen, y donde acaba de perder la diputación local a manos del PAN-PRD.

En Othón P. Blanco los capitalinos cuentan los días para sacar a un gobierno que, como experimento, ha resultado una verdadera calamidad.

******

(*) Es técnico Superior en Periodismo y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún.

Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Director general de Grupo Pirámide.

Nadería anterior…

Naderías Totales | Señales: Fallida “Operación Cicatriz” en el PAN y “El perfumista” Monreal