Inicio Noticias Manchones de sargazo en el océano indican que el problema empeorará

Manchones de sargazo en el océano indican que el problema empeorará

Compartir

El arribo atípico de sargazo que atraviesa Quintana Roo y gran parte del Caribe este año es apenas la “punta del iceberg”, pues imágenes satelitales muestran manchones 10 veces mayores al recale atípico de 2015 en Sudamérica y que vienen en ruta hacia nuestras costas.
Gustavo Maldonado Saldaña, cuarto regidor de Solidaridad, reveló las imágenes satelitales en un encuentro organizado por el capítulo local de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servytur) para presentar dos propuestas para combatir el arribo atípico de esta alga.
El concejal fue enfático al señalar que ya se toman medidas para contrarrestar el sargazo, pero se trata de un fenómeno que todavía falta conocer del todo pero que se ve será complicado y que no tendrá una solución fácil y definitiva, sino una serie de soluciones que contribuyan a preservar el medio ambiente y la principal actividad económica del estado, el turismo.
Al proporcionar un resumen de lo conocido sobre el sargazo, y para despejar una serie de confusiones en torno al mismo, indicó que el recale actual no parece provenir del tradicional “mar de sargazos” ubicado en el Atlántico norte, de donde estas algas se desprenden. Aunque todavía es teórico, todo parece indicar que surge de Brasil, de la desembocadura del Amazonas, posiblemente por un exceso de nutrientes (contaminantes) derivados de la agroquímica.
Este sargazo, que es otra especie y tiene otra composición química, no puede ser usado directamente como composta, biocombustible o para uso farmacéutico, como el tradicional sargazo, sino que exigirá un tratamiento previo, tema en el que ya se avanza. Ello, debido a que en su descomposición suelta ácido sulfúrico y pequeñas cantidades de arsénico.
Tampoco es correcto enterrarlo en sascaberas, pues estos químicos contaminarían el manto freático, por lo poroso del suelo y la poca profundidad de las napas subterráneas en la Península de Yucatán. Actualmente, en Solidaridad se entrega al relleno sanitario, a un costo de 350 pesos la tonelada.
Ante el panorama actual, y por el riesgo que representa para las tortugas y otras especies, se determinó que lo más adecuado es contenerlo en el mar, antes que llegue a la playa.

FALTAN CONTACTOS CON BRASIL
Lo anterior, no deja de ser una medida de contención. Maldonado Saldaña recalcó que la solución definitiva sería ir a Brasil para comprobar el origen el sargazo y tomar medidas para evitar su generación. Hasta ahora, esto no ha ocurrido.
El regidor recordó que en 2015 fue la primera vez que se sufrió un recale atípico. En 2016 hubo cambio de gobierno y ni ese año ni el siguiente hubo este problema. Sólo este año regresa por segunda vez este problema, por lo que sólo ahora se toman medidas.
La UNAM es la única que de forma ininterrumpida ha continuado en el análisis del problema, y estimó que por probablemente sean ellos quienes gestionen el viaje de una delegación científica a Brasil.
De ese paso a la prevención del sargazo en su origen falta mucho, pues los países del Caribe deben organizarse y firmar acuerdos con Brasi, pero hasta la fecha el gobierno federal no ha tomado ningún paso en esta dirección.
Aquí intervino José Luis Hernández Barragán, quien afirmó que el panorama mostrado por las imágenes satelitales es “terrorífico” y que más lo es la evidente falta de interés de los representantes populares, en especial los legisladores, quienes son los encargados de velar la soberanía y que mucho podrían haber hecho para avanzar en los esfuerzos internacionales.
También, mediante votación, otorgó al regidor estatus como miembro honorario, con el fin de conjuntar esfuerzos y reunirse con los senadores electos para exponerles esta problemática.

ACCIONES CONCRETAS
Maldonado detalló que actualmente, el Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA), ha convocado a todos en una mesa de trabajo para proponer soluciones, con el fin de coadyuvar a la Semarnat, la única dependencia con facultad para autorizar los planes de contención de sargazo.
En este seno, ya surgió un programa pilo entre los muelles de la Juárez y Constituyentes, en Solidaridad, de 11 millones de pesos en su primera etapa para instalar boyado anclado (con rutas para lanchas y tortugas). En una segunda fase contará con barcazas, con inversión de 34 millones de pesos.
Por su parte, el Gobierno del Estado está por lanzar un programa con barcos de gran calado que usarán redes para recolectar esta alga, que será monitoreada vía satélite para saber dónde acudir.
Por último, mencionó el caso de Mayakobá, que instaló estructuras para la formación de arrecife y que casualmente descubrieron que también evitaban el arribo de sargazo.
“Para todos los problemas ambientales, existen soluciones tecnológicas, los dos problemas siempre son, ¿cuánto cuesta y quién lo paga?”, aseveró.
En este punto, indicó que se contaron con 64 millones de pesos del Fonden, que por sus reglas de operación sólo podían ser para limpieza, no para prevención. Sin embargo, existe otro fondo, el Conapreven, que podría usarse para esta finalidad, pero que abre ventanilla en noviembre. Adicionalmente, se plantea usar los derechos de Zofemat de los municipios, además del Fideicomiso de Derecho de Saneamiento de Solidaridad, y recursos propios del Gobierno del Estado.
Maldonado reiteró que no existe una solución global, pues cada zona, debido a su geografía y circunstancia deberá implementar distintos mecanismos; aquellos que reciben poco sargazo pueden triturarlo y mezclarlo con la arena, mientras que donde llega una cantidad mayor deberán a fuerzas retirarlo.
A la pregunta de qué puede hacer la ciudadanía, indicó que deben informarse correctamente, organizarse, pedir respuestas y, principalmente, no contaminar el subsuelo, para evitar contribuir a este problema, pues estos nutrientes finalmente también llegan al mar.

Dejar una respuesta