Inicio Columna Las mentes más brillantes de las matemáticas llegan a Quintana Roo

Las mentes más brillantes de las matemáticas llegan a Quintana Roo

Compartir

Por Arturo Mendoza Mociño

Cancún, Q.Roo.- Sin el cálculo no se podrían construir las más modernas infraestructuras y sin teoría de números no
habría ordenadores. Sin ese dolor de cabeza de tantas generaciones, las horripilantes matemáticas, la vida, tal y como ahora la conocemos, sería imposible.

Cierto, además de imprescindibles, las matemáticas son también bellas y elegantes como la demuestra la nueva colección de RBA: “Genios de las matemáticas”, una serie de volúmenes que detallan cuáles y cómo fueron las vidas de las mentes maravillosas que hay detrás de las operaciones numéricas.

Porque gracias a los amos de los números, la humanidad ha dado saltos cuánticos en épocas tan distintas como la antigua Grecia, la Francia revolucionaria o la Alemania nazi.

Con esta colección se puede saber que…

  • Newton y Leibniz se enfrentaron por la paternidad del cálculo infinitesimal en un conflicto que duró décadas y acabó extendiéndose por toda Europa.
  • Galois, a sabiendas de que a la mañana siguiente iban a matarlo en un duelo amañado, pasó su última noche escribiendo febrilmente sus ideas. Su obra fundaría la teoría de grupos. Tenía veintiún años.
  • Turing puso en práctica sus teorías pioneras sobre la computación descifrando los mensajes de los nazis en unas instalaciones secretas del gobierno británico.
  • Fermat tuvo que robar horas a su trabajo de abogado para poderlas dedicar a las matemáticas. No obstante, el tiempo que empleó le sirvió para sentar las bases de la probabilidad, la teoría de números y el cálculo.

Con una cuidada edición al servicio de las ideas, el personaje y la época se explican cómo se concibieron los números y sus propiedades (Aritmética), de qué manera los sistemas cambian y evolucionan (Análisis), cómo se fue dando la resolución de incógnitas matemáticas (Álgebra), cuándo se establecieron las propiedades de las figuras (Geometría), cómo se determinó la predicción del futuro (Probabilidad y Estadística) y cuáles son las leyes del razonamiento (Lógica y Fundamentación).
Si quiere dejar de sufrir con “El Diablo de los números” esta colección debe formar parte de su colección personal ya que “Genios de las matemáticas” se puede conseguir en Liverpool y Walmart.

Primeros títulos de la colección

Carl Friedrich Gauss mereció en vida el apelativo de “príncipe de los matemáticos”, y en los dos siglos que han transcurrido desde su muerte nadie le ha discutido este lugar
de privilegio. De entre todas sus aportaciones destacan las relativas a la teoría de números, es decir, la que versa sobre las propiedades de los números; un campo científico
que Gauss labró con mimo y del cual recogió algunos de los frutos más exuberantes del pensamiento humano.

Pierre-Simon de Laplace influyó notablemente en la globalización de la ciencia y la técnica que tuvo lugar a lo largo del siglo XIX. Dotó a la física de Newton de una sólida armazón matemática y sistematizó los resultados dispersos de la emergente disciplina de la probabilidad. Su éxito a la hora de modelizar los más distintos aspectos de la realidad le convenció de que todo estaba determinado: la espontaneidad y el libre albedrío no son, afirmó, sino meras ilusiones.

Gottfried Wilhelm Leibniz es uno de los mayores genios de la historia de las matemáticas. Vivió a caballo entre los siglos XVII y XVIII, una época de grandes transformaciones
sociales, políticas y científicas. Además de la numeración binaria y de una de las primeras calculadoras de la historia, suya es la invención, independientemente de Newton, de la herramienta más poderosa a la hora de describir matemáticamente el mundo físico: el cálculo infinitesimal.

Jakob Bernoulli fue el primero de una gran saga familiar de matemáticos suizos cuya impronta se extendió durante los siglos XVII y XVIII. A ellos se deben aportaciones
tan destacadas como el cálculo de variaciones, la hidrodinámica, y trabajos pioneros en cálculo y teoría de números. De carácter reflexivo y cerebral, el mayor de los Bernoulli
enunció, además, la llamada ley de los grandes números, la primera contribución teórica de relevancia al cálculo de probabilidades.

Leonhard Euler es el gran matemático del Siglo de las Luces y uno de los más destacados de la historia. Aunque su nombre está indisolublemente asociado al análisis matemático,
su ingente labor científica no acaba aquí: realizó aportaciones fundamentales en geometría y teoría de números, creó de la nada una nueva área de investigación, la teoría de grafos, y publicó infinidad de estudios de temas tan diversos como la hidrodinámica, la mecánica, la astronomía, la óptica o la ingeniería naval.

David Hilbert quiso conducir a las matemáticas del caos metodológico que las caracterizaba a finales del siglo XIX a un orden basado en el axioma que las fundamentara completamente. Este monumental proyecto acabó fracasando, pero el proceso en sí cambió por siempre la faz de la disciplina. En su búsqueda de unas matemáticas sin contradicciones, las exploró casi por entero, e incluso se adentró en la física, para dotar a la mecánica cuántica de la estructura que lleva su nombre: el espacio de Hilbert.

Arturo Mendoza Mociño (CDMX, 1970) es editor y periodista cultural independiente. Gusta de emociones extremas porque escala montañas, bucea y lee poesía.

Dejar una respuesta