Inicio Noticias La violencia que se ha desatado perjudica a quienes viven del turismo:...

La violencia que se ha desatado perjudica a quienes viven del turismo: Pedro Pablo Elizondo, obispo de la prelatura Cancún-Chetumal

Compartir

Cancún, Quintana Roo.- Hechos violentos como los de ayer, ocurridos tanto en la avenida Bonampak como en la zona hotelera, perjudican, antes que a nadie, a quienes viven del turismo y que llegaron aquí buscando mejor calidad de vida, afirmó el obispo de la prelatura Cancún-Chetumal, luego de su misa de cada domingo. Criticó además el proceder de las autoridades, pues en su opinión, cuando ya se dio el hecho, no hace falta cerrar tantas calles y generar más molestias a la población y turistas.
“A mí me dio mucha pena, porque al hacerlo a la entrada de la Zona Hotelera, daña al corazón de Cancún; no es que sea especial, pero ahí se generan los y trabajos y el pan que se lleva a las familias y a los hijos; si hay bajas, miedo e inseguridad, pues ya nos quedamos sin llevar el pan; me da pena que afecte a la gente trabajadora que quiere un mejor nivel de vida y por eso se vino a Cancún”, lamentó en entrevista monseñor Pedro Pablo Elizondo Cárdenas.
Estas familias, dice, son las que llegaron de lugares distantes como Chiapas, Veracruz o Oaxaca, buscando oportunidades de trabajo y de superación. Y esta violencia los puede poner en un lugar peor que de donde vinieron.
A la pregunta de si las autoridades manejaron mal la situación, dice que la molestia de la gente se incrementó por el cierre de calles.
“Se podía hacer más discretamente y no hacerlo tan aparatoso; y provocar el malestar para quienes iban a zona hotelera y tenían que dar la vuelta hasta el aeropuerto; no hace falta complicar las cosas; con inteligencia es como se resuelve esto”, sentenció.
Dice que incluso cuando se monta un operativo así de aparatoso, la gente recibe una peor imagen de lo ocurrido.
“Con pinzas van lo agarran, lo juzgan, lo condenan; se paga todo lo que se necesite pagar, los millones de dólares para que se haga juicio justo, completo, exhaustivo; el aparato y el show no sirven para nada”, afirmó.
Hay un riesgo lógico que sufre la ciudadanía, la cual ha sido víctima de algunas balas perdidas en algunas situaciones, aunque acota, han sido más las muertes de criminales.

 

FEMINICIDIOS

En cuanto a los feminicidios y asesinatos de mujeres, que siguen ocurriendo y hasta incrementando, el prelado indica que esto se da debido al tan arraigado machismo.
“Hemos padecido ese machismo y esa falta de mayor respeto, de imponerse por la fuerza en la violencia intrafamiliar; no se vale; no es justo; todos somos seres humanos con igual dignidad”, expresó.
Y ante esto, la Iglesia se encuentra preocupada por las familias, en especial por niños jóvenes y adolescentes, pues son el futuro y el presente, y es a los primeros que se debe atender.

 

 

INSEGURIDAD HASTA EN LA IGLESIA

Respecto a si la iglesia se ha visto afectada por hechos delictivos y violentos, Elizondo Cárdenas revela que pese a lo que se podría pensar, los delitos contra la iglesia católica han disminuido en la entidad, no así en otros estados.
Además, han concluido que muchos de quienes cometen estos robos a iglesias son quienes padecen algún tipo de adicción.
“Están desesperados por conseguir algo para sus drogas, se meten y se llevan los vasos sagrados que parecen de plata y oro pero que son de latón o cobre, y al ver que no valen los dejan tirados; son gente inconsciente y que se deja llevar por la apariencia de encontrar no sé qué tesoros”, comentó.
Casos de este tipo han ocurrido en Chetumal y en Cancún, un total de cuatro o cinco en los últimos seis meses.

(Con información de Agencia SIM)