Inicio Columnas Jaguar Negro | Morena perderá varios distritos en Quintana Roo

Jaguar Negro | Morena perderá varios distritos en Quintana Roo

Compartir

No caben dudas de que la elección del 2 de junio será una elección de estructuras. Ya con AMLO fuera de las boletas las posibilidades de que la gente salga a votar por su propio pie son casi nulas. En ese escenario, en los municipios donde el PRI gobierna es altamente probable que se alce con el triunfo. Bacalar, Cozumel, y acaso el distrito XV de Chetumal, bajo gobierno morenista, pero de magros resultados administrativos. Ahí, Jesús Rodríguez, ex titular del DIF estatal, cuenta con buenas oportunidades.

Peligro Mayor en Zona Norte

Pero el peligro mayor es la Zona Norte del Estado. En el Distrito I hay un empate técnico entre PRI y Morena, pero con la ventaja de que allí gobierna el tricolor. De acuerdo a los reportes que llegan a la mesa de redacción de Jaguar Negro, Morena podría perder el distrito III, donde Greg Sánchez mantiene una estructura desde hace años; en el distrito V, Eduardo Pacho, del PAN, cuenta con el histórico voto de la derecha benitojuarense y la billetera del Congreso del Estado; en el VII, Carlos Orvañanos Rea armó una buena estructura que abarca la zona Sur de Cancún, donde habita gran parte de la clase media cancunense (no amloísta).

Bajo este escenario, sumado a que la zona Maya podría quedar en manos del PAN-PRD: Carrillo Puerto y Tulum, Morena podría darse de bruces en este proceso contra las estructuras que todavía no ha podido o querido armar; y peor aún, bajo el espejismo de que en la elección basta con llevar las siglas Morena para que la gente salga a votar masivamente.

Al bajísimo porcentaje de votación que se espera: no mayor al 35 por ciento, todo queda en manos de las estructuras; a esto se suma la desidia de los alcaldes morenistas para apoyar a los candidatos de su propia bandera.

Aseguran los candidatos que nadie mete la mano en la billetera y que así nadie arma una estructura. Así, el morenismo parece encaminado al descarrile electoral, quizás en un acuerdo que comienza a mostrar las costuras.