Inicio Noticias FIELES CATÓLICOS REPRESENTAN VIACRUCIS

FIELES CATÓLICOS REPRESENTAN VIACRUCIS

Compartir

Dejando de lado el egoísmo, vivir con amor al prójimo, y humildad en cada una de las acciones, como una forma de honrar el sacrificio de Jesucristo que murió en la cruz para el perdón de los pecados, es como representantes de la iglesia llamaron a católicos para celebrar el viacrucis.

Más de mil fieles católicos asistieron a la representación de la pasión y muerte de Cristo que escenificaron los integrantes de todos los apostolados de la iglesia de la Divina Providencia en la capital del estado.

Fue en punto de las 10 de la mañana cuando Cristo, interpretado por José Luis Pérez Vázquez, cargando una cruz de casi 90 kilos, inicio su recorrido hacia el cerro del calvario.

Salieron de la iglesia Juan Diego de la colonia proteritorio caminando tres kilómetros por la avenida insrugentes hasta llegar a la iglesia del niño de Atocha de la colonia López Mateos.

Por el único pecado o delito de proclamarse el hijo de dios y rey de los judíos, Jesús de Nazaret fue sentenciado a muerte por romanos, complaciendo a los fariseos que reclamaban crucificarlo.

Jesús recibió 20 azotes de látigo, y Poncio Pilatos se lavó las manos antes de entregarlo para llevarlo al cerro del calvario y crucificarlo.

La grey católica de Chetumal desafío el inclemente sol y al despejado cielo de abril para cumplir su compromiso de fe, y caminar poco más de tres kilómetros para acompañar a su salvador al lugar de su muerte.

Los romanos se mostraron muy agresivos y evitaban a toda costa el acercamiento del pueblo con el mesías, que para ese entonces ya cargaba una cruz de poco más de 60 kilogramos.

Los ladrones Dimas y Gestas, sentenciados también a crucifixión, acompañaban de cerca al nazareno, mientas a través de canticos, la muchedumbre pedía a dios perdón, y piedad para toda la humanidad.

Durante su camino a la cruz, el nazareno cae por primera vez en la tercera estación de su calvario, se encuentra también con su madre en el cuarto episodio, y le explica que su sacrificio es el camino para salvar a los hombres del pecado y la maldad.

Esas palabras en el sonido local, impactan en los presentes que arrecian su canticos y alabanzas.

En la V estación y después de caer nuevamente, Jesús es ayudado por Simón de Cirinea, quien se resiste por considerar que son los romanos quien debe cargar con la pesada cruz.

“Esta medio muerto Jesús, ayúdenle”, gritaban los presentes con mucha devoción y suplica.
Al recibir la ayuda, Jesús le asegura al Cirineo, que pronto tendrá su recompensa con la vida eterna.

El momento más emotivo para los católicos chetumaleños se presenta cuando en la sexta estación Verónica enjuaga y seca el rostro del salvador, el cual queda impreso en la tela

Dos caídas más en la séptima y novena estación son el preámbulo de su llegada al monte calvario, en donde en es despojado de sus vestiduras por los soldados romanos, según la décima estación.

Ya en el cerro del calvario Jesucristo, interpretado por José Luis Pérez Vázquez, muestra visible cansancio y su piel atestigua y acusa los más de quinientos latigazos recibidos durante todo el trayecto.

Un respetuosos silenció antecede la crucifixión, sin embargo los caticos reinician más fuertes con la colocación de Jesús en la cruz, que es levantada por los soldados romanos con el sol a todo lo que da, y que castigaba a los fieles.

Los más de 20 años de experiencia en el viacrucis local, se mostraron en la habilidad de los soldados romanos para tener levantar la cruz, y previamente colocar a los dos ladrones en su crucifixión.

“se cumplen las escrituras, se cumple la sentencia contra el nazareno y es crucificado entre malhechores, manifiestan a través del sonido local.

“No lloren por mí, sino por todos ustedes mismos y sus hijos que son los pecadores que tendrán que pagar las culpas”, exclamó Jesús ya en la cruz y dirigiéndose a los presentes.

Después muere implorando a su padre dios recibir su alma, “Padre perdónalos no saben de los pecados que están cometiendo; dios mío, dios mío, en tus manos encomiendo mi espíritu” exclama y llora mirando al cielo lanzando su último aliento.

El sonido local explica que la muerte de Jesucristo representa el evento más importante de la humanidad, por que muestra el sacrificio que Jesús realizo para la salvación de los pecados.

Después de la muerte el cuerpo es bajado por los presentes y se lo llevan a donde el cuerpo fue depositado por su madre, la virgen María, y sus apóstoles.

El viacrucis finaliza con un acto de fe multitudinario, de parte de los chetumaleños, al rezar algunas oraciones con todos los presentes.

Dejar una respuesta