Inicio Columnas Entrevista | “Hoy el PRI es un partido mudo y la gente...

Entrevista | “Hoy el PRI es un partido mudo y la gente se desanima”: Alejandro Moreno

Compartir

Aspirante al dirigencia nacional del PRI, estuvo en Quintana Roo para hablar de sus propuestas y afirma que ganará de manera contundente

 

 

Por Luciano Núñez

Alejandro Moreno (gobernador con licencia de Campeche, de 44 años, más conocido como Alito) se compara con el salmón: ese pez que nace en los ríos, crece en los mares y regresa al punto de partida en una carrera asombrosa. En este caso, Moreno afirma en una charla con periodistas de Quintana Roo que siempre gana contra todos los pronósticos. Registrado para dirigir el PRI nacional, afirma que AMLO va a fracasar y por eso necesitan estar preparados, que como partido barrerán con las pluris y que volverán a ser un partido de causas y contacto social, sobre todo al lado de jóvenes y mujeres.

Carrera meteórica

Apenas ingresa a la sala donde se desarrollará la reunión, el político que milita en el tricolor desde los 15, se sienta y va apuntando en un papelito los nombres de cada periodista, porque a cada uno recordará exactamente por su nombre. Su paso ha sido meteórico por la política: fue dirigente juvenil, municipal, estatal y nacional de los jóvenes del PRI; dos veces diputado federal, el senador de la república más joven con 30 años, presidente del PRI y Gobernador Constitucional de Campeche. Ahora, el reto es la dirigencia nacional, que para no poco, es la antesala de la candidatura presidencial.

 

 

Relevo generacional

De camisa roja de campaña, al igual que su compañera de fórmula, Carolina Viggiano, dice que hay dos retos principales: el proceso interno y qué partido quieren para ganar la confianza de la gente. “Hay un relevo generacional que es natural. Los que estaban al frente del PRI no entendieron que México cambió”. Y recuerda que el instituto político -que gobernó ininterrumpidamente México por más de 70 años-, fue el que construyó las instituciones, instauró un régimen democrático; las reformas del 77 y 94 y abrió la competencia política, la cual, permitió que llegara Andrés Manuel López Obrador.

¿Qué hacer?: reagruparse

¿Qué hay que hacer ahora? Es la gran pregunta. Para el campechano, hay que reagruparse, “ya no va a ser el PRI un partido de las masas, lo que podemos darle es ser un partido opositor; porque hoy es un partido mudo y la gente se desanima”, describe enérgico desde el centro de la mesa, mientas comienza a amar un taco de rajas.

Una de las primeras acciones como presidente, porque afirma que ganará de manera contundente, será convocar a una asamblea nacional y echar a los “campeones mundiales de las plurinominales”. “El que quiera una candidatura: que vaya a ganar elecciones. Vamos a ir con los que tengan base social. Necesitamos abrazar las causas sociales, de la gente; defender derechos humanos, a los jóvenes. Tenemos que buscar a priístas que no han tenido una oportunidad”; dice ya en pleno discurso de campaña.

Tres cosas, tres

Como todo político de trayectoria, tiene Moreno una brújula que dice lo acompaña siempre. Son un puñado de conceptos clave que arranca con ser congruente; “el respeto se da, la confianza se gana y la lealtad se demuestra”, repite como si se tratara de un Padrenuestro que ha hecho suyo.

La hidalguense Carolina Viggiano (compañera de fórmula) acota por su lado que la clase media es la que va a pagar todo el populismo. Se refiere a los programas de Andrés Manuel López Obrador. “Nos ganó en discurso –admite-, pero no quiere decir que esté cumpliendo”.

 

 

Hora de las preguntas  

Las preguntas comienzan a ser más calientes y directas. ¿Qué pasará con las alianzas? Responde que habrá legislativas para detener a Morena en reformas constitucionales. Principalmente, estarán en contra de desaparecer las Oples (órganos electorales estatales) y desaparecer el INE “¿cómo compites?”, se pregunta el priísta. Pero aclara que en las alianzas electoras van a ir solos, o con quienes compartan una doctrina. “Voy a ser un dirigente opositor, pero lo voy a enfrentar con inteligencia”, adelanta.

 

 

-¿Qué lo hace diferente a los demás candidatos?

-Yo sí tengo compromiso con el partido, tengo la experiencia y capacidad por una razón: yo he ganado todas las elecciones en las que me he ido a competir. Mi gobierno está al escrutinio público. Pero hay que medir resultados. En seguridad tenemos la menor incidencia delictiva del país por cada 100 mil habitantes, de acuerdo al Sistema de Seguridad; en aplicación de recursos, somos el número 1 en eficiencia y transparencia de recursos federales, lo dice la Auditoría de la Nación. Nosotros sí queremos construir el diálogo.

 

 

¿Cuáles son las propuestas más claras?

– Ir a los jóvenes a los que no se les dice qué hacer: se les impulsa, son los de las redes sociales y tenemos que abrir espacios, adoptar las causas de los jóvenes. Impulsar el tema de las mujeres. No sólo garantizarles espacios, porque esos ya los tienen, sino la capacitación y una agenda que erradique todo tipo de violencia contra mujeres. Y tenemos que discutir todos los temas, porque no se discuten todos los temas. Y Donde más vamos a exigir es donde somos gobierno. Yo sí tengo compromiso y sabemos cómo avanzar.

¿Habrá cambió de nombre del partido o de colores?

-A título personal yo estoy en contra de que se cambien el nombre y colores al partido.

¿Será candidato presidencial?

– No seré candidato presidencial desde el PRI. Porque el cargo va desde agosto del 2019 a 2023, voy a trabajar para ser el mejor presidente del PRI.

Casi al final, el político dejó unos datos que no dejan al PRI todavía en la lápida, como algunos ven. Es actualmente el partido que gobierna en 12 estados; encabeza a más de 570 municipios y gobierna a más de 40 millones de mexicanos. “Tuvimos una derrota fuerte, pero estamos en la pelea y estamos a tiempo”.

Dejar una respuesta