Inicio Política Entrevista Exclusiva | No tenía vela en ese entierro; fue una injusticia...

Entrevista Exclusiva | No tenía vela en ese entierro; fue una injusticia y una venganza política: Mario Castro Basto

Compartir

Estuvo cuatro meses preso en el Cereso de Chetumal y salió absuelto de los cargos como ex titular de Sintra y como delegado federal. 

Por Luciano Núñez

Apenas tiene minutos fuera de la cárcel. Mario Castro Basto, ex diputado local y ex titular de la Secretaría de Infraestructura, Sintra, se asombra con las noticias de su liberación; más bien, se indigna. Decide contactar a Grupo Pirámide para dar su versión del proceso, que dice, fue de persecución, para un posterior encarcelamiento que lo confinó 4 meses al Centro de Rehabilitación Social, Cereso, de Chetumal. “Sin rencores voy a dedicarme a mi familia”, dirá al final de la charla.

-Cuéntenos cómo fue el proceso que lo llevó a estar preso…

-En un inicio se decía que nos habíamos robado el dinero delos aviones, del contrato del gobernador (Roberto)Borge, pero logramos demostrar que los viajes se habían hecho, que no había peculado; se quisieron agarrar de que no se había hecho una licitación, pero cuando ya me detuvieron y entramos al fondo del asunto, descubrimos que la licitación, o el acuerdo para rentar esos aviones se había hecho un día antes de que ingrese a la Secretaría de Infraestructura y transporte; el contrato se había hecho el 5 de abril de 2011, horas antes de que tome posesión y está firmado por el titular anterior.

“No soygandalla, ni gente que se aprovecha”

 -¿De qué delitos lo acusaron?

– De desempeño irregular en la función pública, cuando ni siquiera era funcionario público porque no venía de cargo. Era totalmente irregular. Con Borge nada más estuve un año, de 2011 a 2012, y además estaba prescrito. Por otro lado, el delito prescribe a los tres años, prescribió en 2015 porque salí en el2012, entonces, por todos lados esa argumentación se puso en manos de la justicia federal y 20 días después, el juez federal Sexto me dio la razón y medio la libertad inmediata. No tenía vela yo en ese entierro. Ni siquiera era yo funcionario público.

-¿Cuáles son las primeras impresiones de su liberación?

-Me siento muy contento, con la familia. Fueron cuatro meses de cárcel en un Cereso estatal y pensando y convencido de que fue una injusticia y que es una venganza política.

Mario Castro Basto dice que disfrutará de su familia después de un año fuera de su casa.

-Cómo estuvo el caso DICONSA?

-En ese caso salí totalmente libre de toda culpa, llegaron30 auditores y se comprobó que fueron los empleados los que ocultaron el hecho,de tal suerte que otro juez determinó que me reinstalen en el cargo, de hecho me reinstalaron y en eso estaba cuando supe de la orden de aprehensión.

Mario dice por la línea telefónica, entre la euforia de la liberación y la tristeza del proceso, que tiene una carrera de 40 años en cargos relevantes. Fue diputado, dos veces Secretario de Obras Públicas en Cancún y director de Catastro.“Nunca había tenido yo un problema”, se indigna. “Porque he sido congruente, no soy gandalla, ni gente que se aprovecha”.

Te puede interesar…

Dejar una respuesta