Inicio Noticias Encabeza CFE quejas en Profeco con 46| Consideran que hay más, pero...

Encabeza CFE quejas en Profeco con 46| Consideran que hay más, pero no todos tienen tiempo para hacer el trámite

Compartir
Reconocen que no todos tienen tiempo de ir a Profeco para quejarse por los cobros indebidos y que la cifra que tiene la dependencia al primer trimestre del año es muy inferior a lo que arroja la realidad.

Al primer trimestre del 2019, en el rubro de quejas por proveedor, la Profeco ubica a la Comisión Federal de Electricidad en el tercer sitio, principalmente por adeudos no reconocidos por el cliente.

La información más reciente disponible de Profeco señala que en los primeros tres meses, en Quintana Roo ha recibido 700 quejas, de las que CFE está a la cabeza con 46, le siguen las empresas inmobiliarias con 35 y Aguakán con 34.

Horacio Reyes García, presidente de la Federación Estatal para el Desarrollo Humano de los Adultos Mayores (Fedham), que afilia a 695 personas de la tercera edad, considera que esa cifra podría ser más alta, porque hay personas que aunque detectan cobros indebidos prefieren pagar para seguir contando con la energía eléctrica que perder tiempo en Profeco.

Incluso, señaló que dentro de la misma dependencia federal existe una mesa asignada a la CFE a fin de que los ciudadanos mediante Profeco busquen conciliar las quejas de manera rápida.

Reconoce que en la misma asociación y dentro de la sociedad civil existen algunas quejas en contra de dicha dependencia porque señalan que durante los operativos de inspección, el personal “siembra” algunos objetos a fin de aplicar multas a los usuarios.

Consideró necesario que a nivel nacional existan cambios en la forma de operar de la Comisión y que elimine el beneficio que actualmente reciben los empleados de dicha dependencia al no pagar por el consumo de energía a fin de que paguen como todos los demás ciudadanos.

Además de que realice operativos en las zonas irregulares donde existe “un cablerío” y no les aplican las mismas sanciones que a los consumidores de las zonas regulares.

Y que en general, cuando detecte que existen decrementos en los consumos de los clientes, inspeccione inmediatamente para que las personas que colocan “diablitos” para reducir el pago de la energía, sean sancionados en forma rápida y no seis meses o un año después.