Inicio Noticias Empleados y policías ministeriales de la Fiscalía General y exigen renuncia del...

Empleados y policías ministeriales de la Fiscalía General y exigen renuncia del Montes de Oca

Compartir

 

Chetumal, Quintana Roo.- Policías ministeriales y otros empleados de la Fiscalía General del Estado protestaron a las afueras de la sede de esta instancia en la capital del estado. Exigen el pago de sus salarios, un mejor trato, que no los culpen cuando un caso se retrasa, e incluso piden la renuncia del fiscal y que en su lugar pongan a alguien originario de la entidad. Dicen que, desde hace un año, fecha de su última manifestación, nada ha cambiado.
“Cuando no hay una carpeta a tiempo, es porque el policía no lo hizo, todo es culpa de nosotros; la ciudadanía no sabe lo que hay detrás de todo esto; que no hay vehículos ni gasolina para ir a trabajar; nos estamos llenando de carpetas y no tenemos personal; en mi unidad somos cuatro personas y no tenemos tiempo de salir a investigar; además, hacemos guardias y vamos a operativos; por eso no se atienden las carpetas”, relató en entrevista Araceli Trujillo, policía ministerial.

 

“Nos dan a firmar actas de cuando nosotros no hicimos una actuación; o donde por beneficiar a una persona nos obligan a hacer un acto”, se quejó la ministerial.
Reitera que nada ha mejorado desde hace un año y que incluso cree que las cosas están peor.
Aclara que no les depositaron sus sueldos a tiempo, lo que les afecta a aquellos que tienen pagos con los bancos, pues terminan pagando más intereses.
En cuanto a lo que gana un policía ministerial son cerca de seis mil 900 pesos por quincena, entre sueldo y compensaciones. Pero no se les contempla para a celebración por el Día del Policía o algún bono.
Dentro de la protesta, compuesta por un contingente de 50 personas aproximadamente, había pancartas que exigían la renuncia del fiscal general Óscar Montes de Oca Rosales, otras que pedían que el titular de la Fiscalía fuera un quintanarroense; hasta las que exigían pagos a tiempo y las que denunciaban que estas eran violaciones a los derechos humanos de los elementos ministeriales.