Inicio Sin categoría El Gran Perdedor en Quintana Roo: PAN de Eduardo Martínez Arcila

El Gran Perdedor en Quintana Roo: PAN de Eduardo Martínez Arcila

Compartir

El presidente de la Gran Comisión del Congreso del Estado: Eduardo Martínez Arcila es el líder moral del PAN y responsable de su gran derrota: de todo lo jugado no ganó nada.

Su influencia no es menor teniendo en cuenta que, además, fue presidente del partido azul a nivel estatal. A la luz de los resultados electorales del pasado domingo, en esta alianza PAN-PRD, el PRD salió medianamente airoso al obtener al menos tres municipios: Tulum, Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos; en el caso del PAN, perdió todo de todo lo jugado: desde la presidencia de la república a los candidatos en los municipios; desde la diputación a la senaduría. Vamos desde el inicio de todo.

Origen borgista

La historia de desencuentros de Martínez Arcila hay que buscarla desde el comienzo: junto a Emiliano Ramos fueron los que se opusieron rotundamente a la candidatura de Carlos Joaquín González, por ser los dos partes del borgismo funcional en el PAN-PRD.

Una vez que las urnas le dieron el poder (por la vía plurinominal), ambos se ubicaron la Gran Comisión del Congreso Estatal, donde todavía no han podido explicar a la asociación Somos Tus Ojos, el paradero de 100 millones de pesos.

Ya en la antesala de la elección, negociaron y lograron candidaturas en cinco espacios: Una diputación federal que correspondió a Luis Torres, la presidencia en Solidaridad con Cristina Torres; en Cozumel, con Perla Tun; en Lázaro Cárdenas, con Trinidad García Arguelles y Othón P. Blanco con Fernando Zelaya. Nadie quedó en pie. Además de haber impulsado la candidatura de José Luis Chanito Toledo con las consecuencias conocidas: el ridículo jurídico para la historia.

Hecatombe nacional

En 2006 el PAN logró más de 100 mil votos.

La hecatombe para el partido de Gómez Morín no termina ahí. En los números de la presidencia de la república, lograron el 15 por ciento de los votos, con menos de 80 mil, cuando en las dos elecciones pasadas lograron más de 100 mil. Para tomar una referencia, Josefina Vázquez Mota alcanzó 107 mil votos, y en 2006, 103 mil votos con Felipe Calderón.

Festejo de derrota

El único festejo del PAN ¿cuál es?  El haber logrado que su candidata al senado entre por primera minoría, pero la realidad es lapidaria: la elección la perdieron con casi 280 mil votos para Marybel Villegas que alcanzó el 59 por ciento de los votos, contra 98 mil de la dupla Mayuli-Ricalde. Eso sí: sacó más votos que su candidato Ricardo Anaya.

Ahora, ante este panorama, Martínez Arcila espera ser diputado federal por la vía que llegó a la diputación local: plurinominal, es decir, sin pedir un solo voto.

Ante este escenario, el panorama no es nada alentador para el azul en Quintana Roo, sobre todo como aliados del gobernador y forjadores de candidaturas perdedoras, como lo indican los resultados a la vista de todos.

Dejar una respuesta