Inicio Columnas DOS CLÁSICOS DE CANDY RAYGOZA EN LA SEDESI

DOS CLÁSICOS DE CANDY RAYGOZA EN LA SEDESI

Compartir

Hay muchas maneras de caer mal en el ámbito político, suelen repetir las sacerdotisas del “más acá”. Pero hay dos que son todo un clásico: 1) Saltarse las trancas 2) Buscar el oportunismo político.

Candy Raygoza, la Subsecretaria de Desarrollo Indígena, ha dado cátedra en las dos. Primero, así como quien dice la cosa, sacó un pasaje a la Ciudad de México, y así, de casualidad, pasó a la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, CDI, cuando existe una delegación en Quintana Roo. El asunto no fue bien visto ni siquiera por su superior, Julián Ricalde Magaña, titular de la Secretaría de Desarrollo Social e Indígena, quien se siente castigado con un puesto, invisible hasta ahora. Así las cosas, Candy opera a su gusto en todos los frentes. El último clásico (nivel 2) que ejecutó, fue organizar una colecta para el Día del Niño en Xcabil, comunidad donde vive Ángel Jacinto Noh, el niño que deslumbró a México con su oratoria en el Parlamento Infantil. Pedía doña Candy gasolina, ropa, zapatos, refrescos, dulces, etc, hasta pastel. “Todo será bien recibido”; decía el mensaje final a través de su cuenta de Facebook. Mejor sería que la “Sub” ponga su creatividad en la función pública y en la manera de ayudar verdaderamente a la comunidad que, al día siguiente a la fiesta, enfrenta las mismas problemáticas de siempre…el Oráculo Maya ha hablado…

Dejar una respuesta