Inicio Columnas Delincuencia organizada en Bacalar por 3 mil hectáreas a lotificar

Delincuencia organizada en Bacalar por 3 mil hectáreas a lotificar

Compartir

Una de las definiciones de delincuencia organizada dice que, “es la actividad de un grupo estructurado de tres o más personas que existe durante cierto tiempo y que actúa con el propósito de cometer uno o más delitos graves con miras a obtener, directa o indirectamente, un beneficio económico, político u otro beneficio de orden material”.

Días atrás los ejidatarios Juan Manuel Herrera y Román Guzmán, han obstruido el acceso al basurero (aún cuando existe un documento firmado por Cora Amalia, ex presidente municipal de Othón P. Blanco), dado que su objetivo de los terratenientes es lotificar y vender más de 3 mil hectáreas en Arón Merino, cuando todo Bacalar hoy se asienta sobre poco más de 400 hectáreas.

De lo público a lo privado

Bajo el esquema gangsteril, los ejidatarios han pasado su reclamo -para cambiar los usos de suelo- de la esfera pública a la privada; días atrás comenzaron un boicot a los negocios de los familiares del presidente municipal, Alexander Zetina, afectando la tranquilidad de mujeres y niños del círculo chico del primer mandatario bacalarense.

Consultamos a un abogado y nos confirma que dicha autorización para cambio de usos de suelo la otorga la delegación federal de Semarnat, posteriormente, Desarrollo Urbano del Estado y finalmente es el municipio el que, después de todo esto, podría aprobar.

El problema es que no existe un plan de desarrollo urbano para esa zona ni siquiera Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial (POET), teniendo en cuenta que, ni siquiera el casco céntrico de Bacalar tiene drenaje en la zona céntrica. “Si la autoridad autoriza esto la gente va a construir sin drenaje, y no queremos eso para Bacalar”, dice un empleado de gobierno.

Extorsión

“Lo que están haciendo es extorsionar”, afirman los allegados de gobierno. “Y lo que sigue es ingresar una demanda de los afectados, porque es la vía: la legalidad; ellos también pueden demandar si consideran que la autoridad no está respondiendo”, agrega la fuente que no quiso exponerse por lo álgidas que se han puesto las cosas en la ciudad de la laguna de siete colores. Desde el círculo de gobierno, un asesor comentó que el presidente ha dicho: “Conmigo lo que quieran, con mi familia no”. El panorama está candente por la cantidad de recursos que significan esas 3 mil hectáreas y el futuro del pueblo mágico.

Dejar una respuesta