Inicio Noticias Crónica | López Obrador enciende el deportivo en Solidaridad. Todos querían tomarse...

Crónica | López Obrador enciende el deportivo en Solidaridad. Todos querían tomarse la selfie con el Presidente

Compartir

Solidaridad, Quintana Roo.- Nuevamente la Unidad deportiva de la colonia Colosio en Playa de Carmen se llenó para ver al hombre más popular de México, al político más querido y al personaje más importante de lo que va de nuestro siglo mexicano.
El cariño es genuino, las porras, los loas y los vivas, no hay nada formulado, ensayado, sino todo es genuino.
Desde las doce del día la gente por decenas fue llegando y llenando la plaza deportiva. Esta vez hubo un control más cuidado, patrullas y elementos de la policía municipal cerraron calles a la redonda del deportivo. había policías en cada esquina, varias personas con playera con el logotipo de “Siervo de la Nación”.
Ordenadamente fueron ubicando a los concurrentes, una batucada a lo lejos con una bailarina en bikini que animaba a los presentes bailaba al son de los tambores, matracas escandalosas y gritos se hicieron escuchar cuando el presidente López Obrador llegó y como es su costumbre, deteniéndose a su paso, saludando a varios de los presentes que buscaban la selfie con el presidente.
En el templete ya lo esperaban su esposa Beatriz Gutiérrez Müller; el titular de la Sedatu, Román Meyer Falcón; la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde; el director de Fonatur y encargado del proyecto del Tren Maya, Rogelio Jiménez Pons; las senadoras Marybel Villegas Canché y Mayuli Martín Simón, también el famoso senador Dr. José Luis Pech, el súper delegado en Quintana Roo Arturo Abreu así como el diputado federal, Luis Alegre Salazar.
Entre otros asistentes de honor estaba Juan Carlos Beristain, Omar Sánchez Cutis, Jorge Aguilar Osorio y Emiliano Ramos junto con su padre don Salvador Ramos y alejado, sin saludar a nadie, sin que nadie se le acercará, rodeado de sillas vacías estaba el secretario de Seguridad Pública, Alberto Capella Ibarra.
El discurso de López Obrador fue encendido, y las porras más fuertes las recibieron el presidente Andrés Manuel, como es de esperarse y la edil Laura Beristain Navarrete. También, muy ubicados en una esquina, alejados del podium, un grupo de “colonos” intentaron abuchear al gobernador Carlos Joaquín, pero los aplausos que generaba el discurso de López Obrador apagaron cualquier intento.
López Obrador mantiene un discurso que toca las fibras más sensibles de los oyentes. Por momentos luce como un candidato avasallador en campaña. Habla y la gente se entrega. Arenga y la gente se enciende en aplausos y loas. “estamos aquí para cumplir con nuestra palabra. Vengo a decirles que no les vamos a fallar, vamos a estar a la altura de las circunstancias, no vamos a quedarle a deber nada a Quintana Roo, vamos a representarles como lo merecen, con mucha dignidad, estamos iniciando esta transformación y vengo a informarles”, dijo el presidente y la gente lo ovacionó.
El presidente sabe ser un político sin oponentes, se sabe dueño del escenario, es todo un espectáculo observarlo y él sabe que resortes tocar para encender los ánimos. En el tema de Aguakan, López Obrador dijo: “sé que hay inconformidad por lo del agua; eso se va a atender, ya la presidenta municipal y el gobernador del estado, están tomando nota. Ellos van a saber la respuesta y, si hace falta el apoyo del gobierno federal, cuenten con nosotros”.
El evento concluyó y en orden todos salieron. Los playenses hablaban entre sí. Comentarios positivos, entusiastas, algunos recordaban frases o palabras del discurso. Las repetían entre ellos. Una señora que salía del evento le comentó a su esposo: “este presidente si tiene huevos”. “Y muchos”, respondió el hombre mientras tomaba a una de sus hijas por la mano.