Inicio Noticias Aumenta demanda de productos para ahuyentar moscos

Aumenta demanda de productos para ahuyentar moscos

Compartir
Los anaqueles para los productos para combatir los mosquitos lucieron prácticamente vacíos.

Las lluvias  generaron en algunas tiendas escasez de productos para ahuyentar del interior las casas los moscos como el culex o el aedes Aegypti, éste último responsable de la transmisión del dengue.
Desde casi 10 días se han registrado lluvias en Cancún, los primeros días de manera constante a lo largo del día, mientras que a partir del lunes ha llovido de manera ocasional.
Esto ha ocasionado, que en Cancún como en Lázaro Cárdenas y otros municipios, se programara de manera emergente fumigación, sobre todo en las zonas en que se han detectado casos de dengue.
En una visita a tiendas de autoservicio, se detectó que en la tienda Chedrahui de la supermananzana 61, el anaquel en el que se colocan las cajas de raidolitos, plaquitas, repentes y aerosol contra los mosquitos estaba prácticamente vacío, pese a que semanas atrás estaba lleno dicho espacio.
Algunos ciudadanos comentaron que normalmente cuentan con raidolitos o plaquitas en su casa que compraron hace más de dos semanas; mientras que otros señalan que ante la presencia de moscos, ya sea culex –o mosquito común- o aedes Aegypty, compraron plaquitas, repelentes y en otros casos aerosoles para tratarlos de mantener a raya.
La Organización Mundial de la Salud señala que los mosquitos se encuentran en fase inmadura en el agua, sobre todo en recipientes artificiales muy próximos a viviendas y, a menudo, en espacios interiores.
“Los estudios sobre el radio de vuelo indican que la mayoría de las hembras del aedes aegypti pueden pasar toda la vida en el interior de las casas en las que se han convertido en adultos o alrededor de ellas, y que suelen volar unos 400 metros de media…. Esto implica que son las personas, más que los mosquitos, quienes propagan rápidamente el virus en las comunidades o lugares donde residen o de una comunidad o lugar a otro”.

Los clientes se llevaron lo que había de raidolitos, sólo dejaron aerosoles y plaquitas para ahuyentar los moscos del interior de las viviendas.