Inicio Noticias Ante crisis de Sargazo y Blanqueamientos de corales en Quintana Roo, se...

Ante crisis de Sargazo y Blanqueamientos de corales en Quintana Roo, se reduce presupuesto federal asignado a Semarnat

Compartir

Chetumal, Quintana Roo.- México es uno de los países de América Latina que menores recursos destina a la conservación de su biodiversidad.
El economista Enrique Provencio y la bióloga Julia Carabias señalan en un estudio que desde 2015 hasta este 2019, la protección ambiental se ha marginado del conjunto de políticas públicas. “Los datos hablan solos: en el periodo 2015-2019 la reducción acumulada del presupuesto asignado a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) fue de 61%, para la Comisión Nacional Forestal la caída fue de casi 70%, y en el caso de la Comisión Nacional del Agua el ajuste alcanzó 60%”.
A pesar del esfuerzo de las instituciones y los compromisos internacionales asumidos por el gobierno no existen los suficientes medios de ejecución, o el soporte indispensable de inversiones, personal suficiente, equipamientos, operación e insumos. Esto hace que no se pueda cumplir las obligaciones públicas para proteger el medio ambiente y los recursos naturales, así como para estimular el involucramiento privado y social en estas tareas, concluyen los investigadores.

Los efectos del cambio climático en el estado de Quintana Roo -que aporta casi el 40% de las divisas turísticas que ingresan al país-, en su lucha por contener en altamar el arribo de sargazo para que no afecte a sus costas y visitantes es cada vez más difícil. Encima tiene que enfrentar otra gran crisis ambiental que amenaza a la segunda barrera arrecifal más grande del mundo: el blanqueo de los corales.

 

 

Reducción y cambio climático

 

De no combatir el arribo del sargazo y no encontrar paleativos ante el cambio climático, tendría consecuencias muy graves para la conservación del patrimonio natural mexicano, como son las costas y la flora y fauna del caribe mexicano.

“El descuido y mal trato al presupuesto ambiental es ante todo una falta de visión de futuro, un desconocimiento del hecho básico de que el desarrollo genuino de la sociedad y las personas pasa por la conservación del capital natural, que la sustentabilidad ambiental es un requisito indispensable para mantener y mejorar nuestras capacidades vitales, para innovar y transformar la economía en las actividades que ahora nos hacen perder recursos y energía, que nos generan malas condiciones de salud o que nos hacen perder productividad y oportunidades de crear nuevos y más dignos empleos”, indican los especialistas.

El presupuesto federal asignado a Semarnat alcanzó un máximo de 0.38% en 2014, para 2016 había bajado a 0.28% y en 2019 quedaría en 0.12%, si se cumplen las previsiones de crecimiento del producto y se ejercen los montos aprobados en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de 2019.

 

 

“El acelerado deterioro del gasto ambiental federal de los años recientes y el que se aprobó para 2019 nos hace retroceder a épocas pasadas, en las que la protección y conservación ambiental se consideraban una actividad secundaria al desarrollo del país”, afirman los especialistas.
Este nuevo retroceso presupuestal en 2019 agrava la afectación de las capacidades de inspección y vigilancia, de regulación ambiental, de evaluación de impactos y riesgos, de generación y actualización de normas, de investigación aplicada y dirigida a mejorar las políticas, de seguimiento y cumplimiento de los tratados internacionales, entre muchas otras.

De 2012 a 2018 se incrementó la superficie terrestre y marina bajo administración de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) en un 400% y actualmente suman poco más de 90 millones de hectáreas, distribuidas en 182 ANP.

En ese entonces se creó la Reserva de la Biosfera Caribe Mexicano. Sobre esta ANP el Consejo Técnico Asesor que atiende el fenómeno del sargazo en Quintana Roo le ha pedido a la Conanp que elabore su plan de manejo para articular los esfuerzos y la planeación con el fin de resarcir y sostener los recursos naturales que garantizan la belleza y usufructo de las costas en Quintana Roo y generar, además, una cultura de adaptación y resiliencia que implica el involucramiento de todos los sectores, públicos y sociales.

Entre sus 100 compromisos el presidente Andrés Manuel López Obrador determinó: “Impulsaremos el desarrollo de fuentes de energía alternativas renovables; no usaremos métodos de extracción de materias primas que afecten la naturaleza y agoten las vertientes de agua como el fracking y no se permitirá ningún proyecto económico, productivo, comercial o turístico que afecte el medio ambiente”.

 

Dejar una respuesta